Derechos Humanos

El grito de los periodistas por justicia y la respuesta insensible del presidente López Obrador

Los periodistas que a lo largo y ancho del país hicieron escuchar las consignas de “¡Justicia! ¡No al silencio! ¡Somos prensa, no disparen! ¡Sin periodismo no hay democracia!” deben ser atendidos por las autoridades federales y estatales

FOTO: Leo Espinoza

FOTO: Leo Espinoza

La movilización nacional en protesta por los ataques que le han quitado la vida a periodistas representa una expresión más de la indignación social por la violencia irrefrenable en México, sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador prosigue minimizando el fenómeno criminal al suplantar la función de fiscales y jueces determinando él, más allá de sus atribuciones, quién de los presuntos asesinos es culpable o inocente.

Ante la exigencia de carpetas de investigación sólidas, que deriven en consecuencias jurídicas para los autores materiales e intelectuales, López Obrador procedió sin mediar la correspondiente indagatoria del Ministerio Público a desvincular al ex gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, con el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado ocurrido el domingo en Tijuana. “No se puede así en automático vincular una demanda de tipo laboral a un crimen, no es responsable adelantar ninguno juicio, hay que esperar y ver quiénes estaban informados”, dijo el lunes.

LEE MÁS: Periodistas se movilizan a nivel nacional; exigen justicia en más de 40 ciudades

Hoy, en reacción a la manifestación nacional de periodistas exigiendo justicia, López Obrador volvió a meter las manos al fuego por Bonilla (el morenista que el presidente ha dicho integrará al Gabinete federal) al insistir en no adelantarse ni hacer juicios sumarios porque “se debe tener confianza en que no se protege a nadie, ya no es el tiempo de antes, ayer lo dije, no somos iguales”.

Lo paradójico es que el mismo AMLO que ha utilizado las conferencias de prensa mañaneras para incriminar a diferentes actores políticos, económicos y sociales, ahora utiliza la misma tribuna para desestimar la denuncia que ante él formuló la periodista Lourdes Maldonado, el 26 de marzo de 2019, al expresar “vengo para pedirle apoyo, ayuda y justicia laboral porque hasta temo por mi vida. Lo hago porque se trata de su senador con licencia, de su súper coordinador de delegaciones y su candidato, su próximo candidato a la gubernatura de Baja California, el licenciado Jaime Bonilla, por eso estoy aquí, pidiendo su apoyo”.

Sea quien sea e independientemente del círculo de poder al que pertenezca, el presidente López Obrador debe permitir que las fiscalías y juzgados hagan bien el trabajo de investigar, acusar y sentenciar a los delincuentes sin la injerencia política que fomente la impunidad.

LEE MÁS: #PeriodismoEnRiesgo: Periodistas mexicanos alzan la voz ante asesinatos de colegas

Los periodistas que a lo largo y ancho del país hicieron escuchar las consignas de “¡Justicia! ¡No al silencio! ¡Somos prensa, no disparen! ¡Sin periodismo no hay democracia!” deben ser atendidos por las autoridades federales y estatales para que esta labor fundamental para la sociedad cuente con las garantías de la libertad de expresión y el acceso a la información, en vez de que sea el Estado mismo el que azuza a atacar a comunicadores o encubre a los atacantes.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo