Consumo

‘Ya no nos está alcanzando’ | Tres historias de sobrevivencia económica

Sinaloenses cuentan cómo está afectando la inflación a sus bolsillos

Es común que el concepto de inflación se utilice en términos técnicos que a veces no son comprensibles para el común de los ciudadanos; sin embargo, en las últimas semanas personas de gran parte del mundo han percibido afectaciones reales para sus bolsillo como consecuencia de este fenómeno.

En el contexto local, para Susan Mendoza Osuna ha sido muy evidente cómo se encarece el costo de la vida, pues cuenta que antes de la pandemia podían comprar lo necesario para la alimentación en un hogar de tres personas con un presupuesto quincenal de 2 mil 500 pesos, suficiente para poderse surtir de tres establecimientos diferentes; ahora, solo pueden comprar máximo en dos y se deben organizar para limitar su consumo.

“Después de analizar que ya no nos esta alcanzando, hicimos números para comprar determinada cantidad de dinero y poder solventar toda la quincena como familia. Disponemos de un presupuesto de $2500, a veces sobra, a veces falta y hay que tomar más del presupuesto extra, lo que reduce los gastos como tortillas, agua, queso, o algún alimento adicional que se requiera para terminar la quincena”, explica.

Leer más: Culiacán, la octava ciudad con más inflación

En los primeros 15 días del 2022, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró un avance quincenal de 0.39 por ciento, pero en comparación anual los precios mostraron un incremento de 7.13 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la inflación se desaceleró desde la última quincena del 2021 que se registró en 7.26 por ciento, y siguió tres quincenas consecutivas a la baja; pero, México no había vivido un aumento de precios tan alto desde el 2001, cuando la inflación al inicio del año fue de 8.37 por ciento.

En medio de los esfuerzos del Banco de México para promover la recuperación económica por la crisis del coronavirus, esta cifra rompe con los objetivos establecidos de 3% +/-1 punto porcentual.

El precio de los alimentos de la canasta básica son los que más han golpeado el bolsillo de los sinaloenses. Según el INEGI, los productos que tuvieron mayor incidencia en la inflación de diciembre fueron la carne de res, el limón, la gasolina de bajo octanaje, el pollo y el plátano, todos ellos productos de la canasta básica.

Adelina Meza Ruiz reconoce que la inflación es una cuestión que ha perjudicado a todos, en su familia que se conforma por cinco integrantes les representa un gasto de 5 mil 500 pesos adquirir los alimentos necesarios para sostenerse en una quincena; mientras que, para Raquel Aquino, hogar integrado por tres personas, el gasto por quincena es de mil pesos.

Los datos de INEGI indican que los alimentos, bebidas y tabaco tuvieron la mayor incidencia, es decir, un mayor peso en el índice general, dentro de la inflación subyacente estos bienes se encarecieron 8.67 por ciento anual en la primera quincena del año, mientras que las mercancías no alimenticias subieron 6.81 por ciento.

En tanto a la inflación no subyacente, se mostró una tasa de 10.21 por ciento en la primera quincena de enero. Al interior, las presiones se originaron en las frutas y verduras, cuya alza fue de 19.64 por ciento, mientras que los energéticos de 7.83 por ciento. 

Raquel Aquino dice que la manera en la que se ha organizado para poder adquirir su canasta básica y mantenerse dentro de su presupuesto es buscar ofertas y acudir a realizar sus compras en los días que se da cuenta que hay mayores promociones de los productos que requiere. Se abastece de lo básico: leche, jugos, verdura, huevo, jamón, salchicha y productos de limpieza. Recuerda que antes de la pandemia el gasto promedio que estos productos representaban a su bolsillo eran menores a 800 pesos, ahora, aún recurriendo a comprar en su mayoría promociones no son menos de mil pesos.

LEER MÁS: Por inflación, avizoran la peor cuesta de enero en 21 años; duraría hasta marzo

México no es ajeno al panorama económico internacional, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que elabora mensualmente el índice de precios de los alimentos en su evolución mundial, 2021 cerró con un aumento del 28,1 por ciento, incremento que afecta principalmente a los hogares con menores ingresos porque en función del poder adquisitivo de las familias, se consumen más unos productos que otros, de igual manera, a medida que aumentan los ingresos, la proporción del consumo de productos básicos como alimentación, bebidas, tabaco y vivienda disminuye.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo