Educación

¿Qué pasará con las escuelas? | Responde Graciela Domínguez Nava

Graciela Domínguez criticó que el recurso que llegó durante la administración estatal anterior, como parte de los seguros de daños, se utilizó para la compra de mobiliario y no para la reparación de las escuelas

¿Cómo van a regresar los y las estudiantes a las escuelas si están inoperables? 

Esta es una de las preguntas que más se han hecho algunos padres y madres de familia, cuyos hijos o hijas estudiantes no han podido retomar las clases presenciales porque los planteles escolares tienen problemas en su infraestructura como falta de agua, luz o les fue robado el mobiliario.

Ante esto, la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC) aseguró que se hará una gran inversión monetaria para resolver este problema. Sin embargo, se está trabajando aún en la planeación y verificación técnica de las escuelas cuyos directores o directoras han reportado una necesidad.

Graciela Domínguez Nava, titular de la SEPyC explicó que tienen contabilizados 2 mil 700 planteles con necesidad de inversión. De estos son 500 cuyo problema es “menor”, es decir, no requiere un monto grande para su reparación.

“De estas 2 mil 700, alrededor de 500 escuelas que nosotros hemos catalogado como con males menores. Es decir, tienen al menos un problema de servicios básicos, una puede tener que le robaron el cableado y no tiene luz, otra puede tener que robaron la tubería y no hay agua, en algunas otras se robaron los muebles de los baños, los lavamanos.

Traemos más o menos 500 escuelas detectadas que tienen esos problemas que nosotros hemos clasificado menores, porque la inversión es menor para poder reactivarlas”, mencionó.

FOTO: César Hernández

Dominguez Nava comentó que para estas  500 con “males menores”, ya se han atendido alrededor de 15, con una inversión cercana a los 8 millones de pesos. Señaló que en total se requiere un estimado de 18 millones de pesos para atender estas escuelas con necesidades mínimas.

Sin embargo, las 2 mil 200 restantes sí necesitan una inversión más grande para recuperarlas totalmente.

Para esto, Gobierno del Estado a través del programa La Escuela es Nuestra, que dirige la Secretaría de Bienestar y Desarrollo Sustentable, cuenta con un presupuesto de 100 millones de pesos, mientras que la Federación trae otros 118 millones de pesos y el Instituto de Infraestructura Física Educativa (ISIFE) cuenta con 137 millones de pesos, pero este último orientado principalmente para el tema de ampliación y nueva obra.

“Esos son los recursos que hasta ahorita están etiquetados para inversión en escuelas, entonces ahorita estamos construyendo la planeación que implica los reportes que se han hecho, pero se requiere hacer una verificación, en la verificación vamos avanzando. Por eso consideramos que sí va a ser una inversión importante, pero en este momento todavía no logramos determinar cuántas escuelas vamos a poder realmente atender”, explicó Graciela Domínguez.

Cabe mencionar que, uno de los requisitos para que este recurso de La Escuela es Nuestra aterrice en los planteles educativos, es que estos cuenten con un Comité Escolar de Administración Participativa, es decir, un comité de padres de familia, profesores y directivos. Pero debido a la veda electoral por la consulta ciudadana por la revocación de mandato, la consolidación de estos comités se ha detenido hasta el 11 de abril.

“Sí funciona, pero los comités se crean para eso, pero las escuelas que venían recibiendo el recurso ha sido a través de sus comités. No depende de SEPyC, es de Bienestar, porque ellos son quienes ejecutan el recurso”, mencionó.

Señaló que es importante la instalación de estos comités porque es la comunidad educativa quién tiene más presente las necesidades de su plantel.

Por otra parte, en la cuestión de los seguros de daños para las escuelas, Graciela Domínguez criticó que el recurso que llegó durante la administración estatal anterior, se utilizó para la compra de mobiliario y no para la reparación de las escuelas.

“Que a pesar que se recuperaron seguros, al parecer los seguros cuando se recuperan en el 2018, que creo que los recuperó la administración pasada, a penas el año pasado, no lo enfocaron a que cada uno de los planteles que sufrieron afectaciones fueran reparados en sus afectaciones, sino que adquirieron una serie de inmuebles, pero resulta que había escuelas que habían sido afectadas, por ejemplo, se les destruyó el techo, y siguen así”, dijo.

Sin duda, puntualizó, los problemas de infraestructura escolar son verdaderos retos, pues no solo se trata de las escuelas que quedaron abandonadas por la pandemia del COVID-19 y se deterioraron, o de las afectaciones que se generaron durante la temporada de lluvias, sino que también han sido vandalizadas y saqueadas por delincuentes.

Un ejemplo de esto es la escuela primaria “Profa. María Díaz Olivas”, un plantel cuyos daños ya oscilan en un monto de 2.5 millones de pesos, pues ha sido saqueada casi en su totalidad.

Leer más: ¿Cómo van a regresar los niños a la escuela?

Ante esto, Graciela Domínguez dijo que están trabajando en conjunto con la Secretaría de Seguridad Pública Estatal para eficientizar una estrategia de protección en los planteles.

Señaló que uno de los mecanismos que están planteando es que las denuncias que hagan los vecinos de las escuelas hacia la Secretaría de Seguridad, también lleguen a la Secretaría de Educación para poder darles seguimiento.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo