Deportes

Grupo Caliente ofrece franquicia de Gallos Blancos de Querétaro a Culiacán

El estadio donde juega el equipo Dorados de Sinaloa tiene la concesión vencida

Grupo Caliente, de la familia Hank, buscó ya al gobierno de Sinaloa para ofrecer la franquicia de Gallos Blancos de Querétaro y lograr que Culiacán vuelva a tener futbol en Liga MX.

El gobernador Rubén Rocha Moya dijo estar animado a tener la franquicia en la capital sinaloense, donde ahora juega Dorados de Sinaloa, equipo que pertenece también a Grupo Caliente.

Sin embargo, hay un factor determinante que podría impedirlo: el estadio donde juega Dorados de Sinaloa y administra el grupo empresarial de la familia Hank, dueña también del banco Banorte, no está concesionado. Es decir, se administra y juega ahí de manera ilegal.

LEE MÁS: Querétaro jugará un año sin público, echan a barra 3 años, multa de 1.5 mdp

“Ya vinieron a ofrecerlo y lo voy a ver porque a mí me interesa que haya entretenimiento, pero esta vez será transparente, porque hay algo ahí, la concesión del estadio está vencida”, señaló Rocha Moya en conferencia de prensa.

El estadio de futbol llamado Carlos González y González, ya no está concesionada al Club Dorados, el convenio se venció desde el 31 de julio de 2018.

“Durante el período comprendido del dos de Agosto de dos mil cuatro al último día de Julio del año dos mil dieciocho, para la promoción y práctica del fútbol, la realización de toda clase de eventos relacionados con las actividades deportivas (SIC)”, se lee en el decreto que se elaboró para la concesión.

“Ya sean de carácter amateur o profesional, la comercialización del nombre del estadio, así como la realización de toda clase de espectáculos públicos, eventos artísticos, comerciales, culturales y deportivos, que no sean contrarios a la moral ni a las buenas costumbres”.

Lee también: Embargan estadio de Dorados de Sinaloa

Durante 14 años, la empresa Estadios de Sinaloa S.A. de C.V. tuvo la concesión y al mismo tiempo la excepción del pago de impuestos, derechos o productos estatales que se derivaron del uso y aprovechamiento de las instalaciones del estadio de fútbol y el área de estacionamiento.

A cambio, la empresa debió aplicar obras de infraestructura y ampliación por un monto de 40 millones de pesos.

Además, entregar durante la vigencia de la concesión debió dar en donativo al Patronato Impulsor del Deporte Sinaloense, A.C. 120 mil pesos anuales, los cuales debían pagarse al principio de cada torneo de apertura.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Sin embargo, la empresa trasladó el club Dorados de Sinaloa a Grupo Caliente, así como la concesión del estadio. Eso no debió suceder, pues el convenio también indica que no se puede transferir la concesión.

“Esta vez el Congreso va a ver lo de la concesión y será de forma transparente”, aseguró el mandatario.

Rocha Moya indicó que se revisará la concesión con el Congreso local y así evitar un conflicto como cuando se firmó un convenio con la empresa dueña del equipo Mazatlán FC, la cual ofreció solo un par de palcos, espacios de estacionamiento y boletos gratuitos a cambio de administrar el estadio en el puerto.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo