Política

Desbordan en Sinaloa las codicias políticas: seis nuevos partidos en vías de constituirse

El pastel presupuestal asignado a la partidocracia está despertando más apetitos de lo que Sinaloa puede atender en el banquete de los oportunistas.

Más burocracia política en tiempos en que los recursos públicos no alcanzan para atender ni las necesidades primarias de la población, significa agregarles mayor carga a contribuyentes de igual manera golpeados por las secuelas que deja en la economía la prolongada emergencia sanitaria por coronavirus y, además, burlarse de ciudadanos que resisten en el trabajo, el hogar o la subsistencia en general por las dificultades en el acceso a satisfactores de primer orden.

En este contexto donde muchas dificultades convergen en la indefinición de cómo vendrá el futuro inmediato—crisis económica, de seguridad pública, pandemia sin ceder del todo y políticas gubernamentales marcadas por la incertidumbre—se antoja inviable que algunos grupos o personajes pretendan desfogar sus ambiciones de poder mediante la creación de nuevos partidos políticos que, en caso de ser aprobados, accederán al financiamiento público.  

De acuerdo a la información del Instituto Electoral del Estado de Sinaloa las organizaciones que solicitar integrarse como partidos políticos son Movimiento Auténtico Sinaloense A.C., Asociación Promotora del Partido Alianza Sinaloense A.C., Ciudadanos por constituirse en Encuentro Solidario Sinaloa A.C., Movimiento Laborista Sinaloa A.C., Acción Ciudadana por Sinaloa A.C., y Pueblo Organizado Libre e Independiente A.C. Para conseguirlo tendrán que realizar 12 asambleas municipales o 16 asambleas distritales, además de recabar 5 mil firmas de apoyo.

El pastel presupuestal asignado a la partidocracia está despertando más apetitos de lo que Sinaloa puede atender en el banquete de los oportunistas. Recientemente, el Congreso del Estado falló en el planteamiento de reducir de 40 a 30 el número de integrantes de la legislatura y quizás esa señal fue interpretada por los eternos vividores del erario como indicación de que las finanzas públicas y los sinaloenses aguantan más en sostener siglas que no sirven para nada, pero cobran como si sirvieran.

La ley en la materia permite que quien quiera, sea del talante político que sea, puede constituirse en partido siempre y cuando reúna los requisitos que la normatividad establece, siendo tan ancha la entrada del embudo como angosta es la disponibilidad del dinero, que el pueblo aporta vía impuestos, para atender los requerimientos monetarios de las desbordadas pretensiones de poder embozadas detrás del desarrollo democrático. Y como los políticos y los partidos son los que deciden en este tipo de asuntos, el abuso no tiene para cuando acabar.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo