Agro

Imposible autosuficiencia alimentaria con dependencia en fertilizantes

La Unión Nacional de Fabricantes de Agroquímicos observa un panorama difícil para la agroindustria y para los mexicanos; ante la escasez y subida de precios de fertilizantes como el amoniaco, advierten de un crecimiento de la dependencia alimentaria y urgen a las autoridades federales a impulsar la productividad del campo en la búsqueda alcanzar la soberanía alimentaria

Solo impulsando el uso moderno de la tecnología y productos fitosanitarios que garanticen la productividad del campo se podrá lograr la autosuficiencia alimentaria que el Gobierno Federal se ha propuesto alcanzar, señalan Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos.

La Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos (UMFFAAC) alertó que una escasez de fertilizantes en el campo mexicano generará una mayor importación de alimentos, incrementando a su vez la dependencia alimentaria del País. Tan solo en enero de este año México importó maíz por 410 millones de dólares más, 35% más respecto a enero del 2021. El encarecimiento de estos insumos, indicó la Unión mediante un comunicado, afectará la economía de productores agrícolas y los precios de los alimentos.

El Gobierno mexicano está enfrentando con lentitud el problema que vive el campo”, opinaron el presidente de la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos (UMFFAAC), Luis Eduardo González Cepeda y Cristian García de Paz, director ejecutivo de Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología (PROCCYT).

LEE MÁS: Autosuficiencia alimentaria no se alcanzará prohibiendo glifosato y maíz transgénico: AARC

El gobierno federal señaló que no podremos ser autosuficientes en la producción de fertilizantes, por lo menos en esta administración, por lo que será irrelevante plantearse la meta de autosuficiencia alimentaria si no somos capaces de reducir la dependencia del exterior y seguimos vulnerables a externalidades como la de los efectos de la invasión de Rusia a Ucrania”, advirtió García de Paz.

PLANTA DETENIDA

En Sinaloa, el proyecto de la planta de amoniaco de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO) lleva 8 años sin poder concretarse debido a múltiples irregularidades cometidas por las autoridades que impulsaron el proyecto.

La última de estas trabas fue un amparo concedido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a favor de la comunidad de Lázaro Cárdenas, en Topolobampo, para echar abajo los permisos otorgados por Semarnat a GPO. Esto debido a la falta de una consulta indígena hacia las comunidades de origen Mayo-Yoreme.

El gobernador Mario López Valdez durante un recorrido de supervisión de las obras de construcción de la planta en de agosto de 2015. FOTO: Gobierno de Sinaloa

La empresa GPO, subsidiaria de la firma alemana Proman, obtuvo permisos en 2014 por Semarnat para poder iniciar operaciones en la bahía de Ohuira para un proyecto con una inversión, en su primera etapa, de mil 250 millones de dólares y que una vez operando produciría hasta 2 mil 200 toneladas diarias de amoniaco y urea.

Previo a la decisión de la corte, el secretario de economía de Sinaloa, Javier Gaxiola Coppel, había indicado que el Gobierno de Sinaloa quiere la planta, y que la quiere con consulta indígena.

“Nos toca al gobierno del Estado ser responsables, guiar con los inversionistas para que cumplan con todo, ¿cuándo fue que les dieron esos permisos?, no sé en qué año ni cuando fue. Yo lo que le dije a GPO es que sí vamos a apoyarlos cumpliendo todo”, dijo.

LEE MÁS: El gobierno quiere que se haga consulta para planta de amoniaco en Topolobampo

Por su parte, el gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, ha comentado que, aunque está completamente de acuerdo con la realización de la planta, su gobierno respetará las leyes y acatará las disposiciones de la SCJN.

“Hago un llamado para que los pueblos indígenas voten en conciencia y ojalá, ésa es mi opinión, ojalá que la aprueben, pero eso ya depende de ellos”, declaró una vez dado a conocer el fallo de la Suprema Corte a favor de las comunidades indígenas de la bahía de Ohuira.

De acuerdo con la base de datos de estadísticas de  la ONU (UN Comtrade Database), México fue el sexto mayor importador de fertilizantes nitrogenados del mundo y el séptimo en urea, de la cual Rusia era, hasta antes de la invasión de Ucrania, el segundo exportador en el mundo; el País gastó 650 millones de dólares en la importación de este insumo de enero a noviembre del 2021, cuando en todo 2020 se gastaron 497 millones de dólares.

El presidente de la UMFFAAC recordó que en el primer semestre del año pasado México importó de Rusia cerca del 30 por ciento de fertilizantes, por lo que con el conflicto bélico que mantiene con Ucrania, es posible que se limite la oferta global de estos insumos hasta en un 25 por ciento.

Esta situación complicará mucho la situación del campo mexicano, que además enfrenta el problema de la sequía y la baja captación de las presas, por lo que urge que el gobierno tome medidas para revertir la situación actual, por ejemplo instruyendo a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, Cofepris, a dejar de ser un cuello de botella con los más de 2 600 trámites que tiene bloqueados e impiden el acceso de productos fitosanitarios más modernos y eficaces y acelerar los pasos para reconstruir las plantas de producción de fertilizantes”, dijo González Cepeda.

CRISIS INTERNACIONAL

Luego de detonar el conflicto armado, Rusia mantiene una prohibición para exportar nitrato de amonio fuera de sus fronteras hasta el próximo 1 de mayo de 2022. Esta política se introdujo el 1 de febrero y tiene el objetivo, según ha comunicado el gobierno ruso, de satisfacer plenamente las necesidades internas de agricultores y empresas industriales rusas.

Ante este panorama, David Malpass presidente del Banco Mundial ha llamado a las economías avanzadas a apoyar a países en desarrollo y trabajar para aumentar la producción de alimentos, energía y fertilizantes para hacer frente a la escasez y el aumento de los precios.

Pagos en efectivo o vales, dijeron, serían una buena manera de ayudar a los agricultores a comprar fertilizantes para garantizar la continuidad de la producción de alimentos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo