Industria del Narcotráfico

La alerta del fentanilo en Sinaloa: ¿aparte de productor también es consumidor?

¿Estamos preparados para esto?

De estado fabricante y proveedor, Sinaloa está registrando casos de muertes por consumo de la droga fentanilo cuya peligrosidad tiene en alerta a la comunidad internacional dando pauta a que se coordinen acciones para contener la producción y el trasiego de dicha sustancia. Hoy, con carácter de urgente, estará en México Todd Robinson, encargado de la oficina de narcóticos y seguridad en el Departamento de Estado de Estados Unidos, con el propósito de promover medidas bilaterales en la materia.

Los cárteles mexicanos de narcotráfico habían tenido ciertos cuidados de que las regiones en que actúan se mantuvieran al margen del consumo de drogas sintéticas en una especie de acuerdo donde el objetivo eran los grandes centros de adicción de Estados Unidos y no las comunidades mexicanas que son sede de laboratorios y redes de contrabando y resguardo armado de estos negocios ilícitos.

Pero todo indica que esto ha variado.

Recientemente, en lo que corresponde a lo local, el secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, informó de dos casos comprobados de fallecimientos por fentanilo y la Policía Estatal Preventivo detuvo a una persona que se dedicaba a la venta de fentanilo, en la colonia Miguel Hidalgo, de Culiacán, lo cual ocasionó la alerta de las instituciones de protección ciudadana y de salud pública.

El problema apunta a Sinaloa, al producirse aquí el 90 por ciento del fentanilo que ha sido asegurado en México y que en Estados Unidos podría ser el principal causante de cien mil muertes por sobredosis de drogas, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. De allí emana la alarma encendida en el país vecino, que ve a México como proveedor y Sinaloa es el principal foco de contribución a esa crisis por narcóticos.

Entonces esto puede tener varias consecuencias para nuestro estado: la principal es que aquí mismo la droga está llegando a la población joven y tiende a mostrar afectaciones en aquello que nos resulta cercano, como es el caso de la familia, el barrio, el entorno y la convivencia. Lo otro tiene que ver con las acciones bilaterales que México y Estados Unidos adopten para combatir a los productores y distribuidores, lo cual sin duda se traducirá en más violencia entre los cárteles y víctimas colaterales en la población pacífica.

¿Estamos preparados para esto?

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo