Gobierno

¿Cómo haces sátira de un gobierno por el que votaste?

En el cierre de su temporada de Nosfregatu, un vampiro traído a la Ciudad de México engañado con triquiñuelas políticas, las Reinas Chulas hablan de la adaptación pospandémica del espectáculo y el reto de criticar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sin hacerle el juego a la derecha

Texto: Daniela Pastrana
Fotos: Cortesía de El Vicio

Sin el copete del expresidente Enrique Peña Nieto —personaje al que imitó por más de 10 años—, ni el bisoñé del canciller, Marcelo Ebrard, o el gesto inexpresivo de la jefa de gobierno, Claudia Sheimbaun, la Cheinbaum, la actriz Cecilia Sotres mantiene el mismo humor que le caracteriza en el escenario.

“Para los chairos soy fifi y para los fifis soy chaira”, resume divertida esta Reina Chula, pionera del cabaret feminista mexicano, aludiendo a las dos expresiones con las que popularmente se define en estos días a las personas de izquierdas o de derechas.

Junto con Nora Huerta, quien da vida a Cabecita de Algodón, Sotres ha parodiado durante más de dos años al presidente mexicano más popular de la historia y a los dos candidatos más fuertes del partido en el poder. 

Eso quizá no sería tan raro en un par de cabareteras, si no fuera porque se trata de los representantes del proyecto político que apoyaron y por el que votaron en 2018.

“Es un periodo retador, fuerte, interesante, en el que dices: ‘sí, voté por este gobierno, pero con un ojo crítico’”, dice Sotres en entrevista con Pie de Página

“Es un momento revuelto, caótico. No es todo lo que yo quisiera la 4T, para nada, pero hay cosas que se están poniendo en la mesa que no se habían visto y eso es un reto, porque tampoco le puedes hacer el juego a los otros, que quieren a toda costa recuperar el gobierno que perdieron. Porque sí hay una campaña en contra tremenda en los medios. Y nosotras no somos Brozo ni Loret… ni queremos serlo”. 

—¿Cómo lo han hecho?

—Pasamos un periodo de adaptación bien interesante porque casi nos tardamos un año en hacer un espectáculo crítico. Empezamos a hacer muchas obras con temas sociales, pero no tocábamos directamente la política, hasta que sacamos a los personajes de Ebrard y (Andrés Manuel) López Obrador.

—¿Fue difícil?

— Con (Felipe) Calderón, con (Enrique) Peña Nieto, era muy fácil la crítica porque era todo mal. Con este gobierno ha sido interesante, porque, como te digo, no todo está mal, pero ¿cómo le haces para mantener la sátira? Y por otro lado, tampoco tienes una oposición viable. Ve a Alito (Moreno), a (Ricardo) Anaya, a (Gabriel) Quadri… Dices: si tienen dignidad, ¡escóndanse!

Salirnos del confort

El Vicio, la casa de las Reinas Chulas, es un teatro bar que forma parte de un proyecto cultural de resistencia. “Un lugar de izquierda dice Cecilia cercano a las múltiples izquierdas que hay en este país. Pero el espectáculo nos permite seguirnos riendo y criticando”.

Luego confiesa:

“Me ha gustado vivir este tiempo que no te permite quedarte en el mismo lugar, que es el del confort. Lo hemos ido sacando (el espectáculo de parodia al actual gobierno) y nos quedó muy bien. Quizá no está bien que yo lo diga, pero creo que nos quedó muy bien”.

Nosfregatu, el “expresionismo cabaretero mexicano”

Nosfregatuel Vampiro, cierra este sábado su temporada en El Vicio. La obra, dice Cecilia, es un homenaje a los 100 años de Nosferatu (una película de terror muda alemana de 1922, dirigida por Friedrich Wilhelm Murnau, que fue la primera adaptación al cine de Drácula y que se considera un clásico del expresionismo alemán).

“Este Nosfregatu es el expresionismo cabaretero mexicano”, concluye sonriente.

Nosfregatu es un vampiro que está en la Ciudad de México pero no lo sabe, piensa que sigue en Transilvania. 

¿Por qué está aquí? ¿Quién lo trajo? ¿Cómo lo engañaron para venir y cómo percibe las triquiñuelas que hacen nuestros políticos? Es lo que se va develando a lo largo de la obra que tiene también un elemento relacionado con la pandemia.

“La obra habla del encierro. Los vampiros son muy melancólicos, nostálgicos, también tienen la sensualidad y el erotismo, son medio bisexuales y son inmortales. Ese es el arquetipo de los vampiros. Y ese es Nosfregatu”, dice Cecila.

Con la pandemia, todo cambió

Hace unos meses conversamos del regreso del Festival de Cabaret, estaban reabriendo las puertas después de un año y medio de pandemia. Le pregunto ahora cómo ha sido este primer año.

“En general, bueno, lo que pasa es que ya todo cambió”, responde de botepronto.

“Volvimos como a los primeros años de El Vicio”, resume.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo