Negocios

Escenario económico complicado; prevén difícil cierre 2022  

El entorno económico actual presenta grandes desafíos, el escenario no es nada sencillo advierten especialistas.

El escenario económico en todo el mundo es muy complicado, si bien la recesión inducida por la pandemia se supera poco a poco, México aún enfrenta enormes retos: alta inflaciónaumento de tasas de interésdesaceleración económica en los Estados Unidos y una contracción económica nacional.

En la minuta (93) publicada por el Banco de México, la Junta de Gobierno señaló que el balance de riesgos para la actividad económica mundial se encuentra sesgado a la baja, por lo que el panorama económico es incierto. Al cierre del primer semestre las tasas de crecimiento fueron muy bajas, por lo que la economía tendrá que esperar hasta 2023 para recuperar los niveles de producción que tuvo en 2018.

El especialista en economía, Rafael Figueroa Elenes explicó que después del momento más crítico de parálisis provocado por la pandemia la economía mexicana inició un proceso de recuperación a partir del tercer trimestre de 2020, pero se interrumpió en el tercer trimestre del 2021, cuando se tuvo una caída de -0.6 por ciento a tasa trimestral.

LEER MÁS: Inflación del 8% golpea el ingreso familiar: ¿“estamos bien”, presidente López Obrador?

“Se han tenido tasas de crecimiento trimestral, muy bajas, pero positivas. A tasa anual, en el primer trimestre de este año (2022), la economía de México creció 1.8 por ciento, impulsada fundamentalmente por las actividades secundarias y primarias que presentaron tasas anuales de 3.0 por ciento y 2.1 por ciento, respectivamente. Las actividades terciarias apenas crecieron 0.9 por ciento y esto afecta la dinámica de crecimiento nacional, en tanto representan poco más del 66 por ciento del PIB nacional”, detalló.

La consultora Deloitte, señala en un análisis sobre las perspectivas económicas de México para 2022, que para que la economía de un país crezca sostenidamente en el largo plazo, es necesario un impulso constante en inversión y/o en productividad y, en ambos tópicos, México presenta grandes desafíos.

De acuerdo con datos del INEGI, de 2000 a 2020, la inversión contribuyó con 1.2 puntos porcentuales de la expansión económica del país, mientras que la productividad restó 0.6 puntos a este crecimiento.

En tanto a la inversión fija, mantiene una trayectoria a la baja desde hace varios años, en 2018 representó el 20.2 por ciento del PIB, pero al cierre de 2021 no se logró recuperar, ubicándose en 18.1 por ciento del PIB, es decir, en términos comparativos, la proporción de la inversión sobre el tamaño de la economía mexicana es muy baja al contrastarla con el promedio mundial de 25 por ciento del PIB en 2020, según los datos del Banco Mundial.

Figueroa Elenes dice que, en el inicio del 2022, de manera general los sectores que más se han recuperado son los de comercio al mayor, las industrias manufactureras, transportes, comercio al por menor y servicios inmobiliarios. Además, reconoció que a nivel regional las entidades federativas que muestran una más rápida recuperación son las que tienen una vocación industrial y exportadora.

Detalló que los resultados de los primeros dos años del T-MEC han sido muy positivos para estas regiones, del norte y del Centro-Bajío, y la mejor muestra de ello es la forma en la que han evolucionado las exportaciones manufactureras y la llegada de Inversión Extranjera Directa.

“Las expectativas hacia el final del año siguen siendo afectadas de manera negativa por varios factores: la inflación, la insuficiente recuperación de las cadenas de suministro, la dinámica de crecimiento de la economía norteamericana y el aumento en el número de contagios de Covid-19, juegan en contra de la posibilidad de alcanzar las tasas de crecimiento que de manera optimista se había planteado el Gobierno Federal”, refiere.

LEER MÁS: Al cierre de junio la inflación en México es la más alta en 21 años

La consultora Deloitte advierte que el entorno económico actual presenta grandes desafíos para las industrias del país, las cuales durante los últimos meses han mostrado resultados contrastantes que responden a la naturaleza de sus actividades productivas, así como a los factores locales y globales que impactan directamente en su desempeño.

Los retos, indica, son anticipar las mayores posibilidades de salir del fenómeno de bajas tasas de crecimiento económico, prestar atención en la promoción de la inversión y de la productividad en los próximos años.

Sinaloa parte de la inercia nacional, pero crece proporcionalmente a la mitad

La recuperación económica en Sinaloa parte de la inercia nacional, pero generalmente se posiciona en los indicadores del medio, de tal manera que si el país crece un 2 por ciento, la entidad crece la mitad, en la tasa de empleo y demás indicadores el estado crecerá proporcionalmente a la mitad, explica el economista Óscar Rivas Inzunza.

“Nuestro modelo económico ya está siendo superado por la realidad, Sinaloa ya no es la potencia agrícola que fue en algún momento, hoy Jalisco, Michoacán, nos superan en producción agrícola, Sonora nos iguala en el tema de producción de acuacultura. Lo que estamos viendo es que la economía en Sinaloa tiene un problema estructural que le genera un crecimiento inercial, crecemos porque la población crece, pero no estamos creciendo al nivel que la población requiere”, señala.

El especialista en economía explica que crecer al nivel que la población requiere significa crear mejores empleos, mejores salarios, un mayor número de empresas en sectores muy especializados de alto valor. La industria sigue siendo una de las tareas pendientes en el estado, la entidad es muy comercial y esto implica que tradicionalmente y naturalmente la economía de Sinaloa va a tener una tasa de inflexión más alta que el promedio del país.

Óscar Rivas señala que al no producir bienes manufacturados se tienen que conseguir de otro lado, y al importarlos se incrementa el precio de ese producto porque la persona que lo vende en la entidad tiene que venderlos a un precio más alto del que los compró.

Dice que se han hecho algunos esfuerzos muy positivos en algunos sectores, que en algunos existe buena consolidación, pero en otros no tanta. Por eso, dice, se necesita trascender de este modelo.

“Las autoridades estatales son parte de un ecosistema, aquí tenemos que involucrar en la conversación a empresarios, cámaras empresariales, organismos de productores, sindicatos, organizaciones sociales, think tanks. En Sinaloa no hay un solo think tank, no hay una organización que construya pensamiento político y económico, que piense en el futuro, necesitamos involucrar a CODESIN, su labor es hacerlo, lo ha hecho, pero no han podido porque muchos de los otros actores no se han involucrado, el escenario no es nada sencillo para el estado”, advierte.

LEER MÁS: El panorama económico es incierto, advierte el Banxico

Para Sinaloa, indica Óscar Rivas, el reto es trabajar en una visión a largo plazo, recomendó a las familias, a todas las empresas, buscar digitalización para sus procesos y proveeduría para disminuir los costos de almacenaje, los costos de la cadena productiva; rediseñar su modelo de negocios; empresarialmente reinventarse.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo