Salud

¿Cuáles son las estafas más comunes en la compra de productos para la salud?

Para hacer estos fraudes las personas se ayudan de tácticas de comercialización para enganchar a los compradores usando declaraciones falsas

En el mercado hay cientos, hasta miles de productos que prometen curar casi todo y garantizan resultados casi inmediatos, sin embargo, no hay ningún estudio científico que lo demuestre.

Desde hace siglos, han existido las estafas de fraude de salud que se aprovechan de la desesperación de las personas por encontrar una cura milagrosa a enfermedades complicadas como el Alzheimer, artritis, cáncer, rendimiento sexual, pérdida de peso, COVID-19, entre otros problemas de salud.

LEER MÁS: Prohíbe Congreso de Sinaloa uso de cigarrillos electrónicos y vapeadores

Para hacer estos fraudes se ayudan de tácticas de comercialización para enganchar a los compradores usando declaraciones falsas como las enlistadas por la Comisión Federal de Comercio:

Declaran que un producto lo hace todo y cura una amplia variedad de enfermedades.

Ejemplo: “¡Un producto probado para tratar el reumatismo, la artritis, infecciones, problemas de próstata, impotencia, úlceras, cáncer, problemas cardíacos, endurecimiento de las arterias y demás!”

Usan testimonios indocumentados de pacientes o médicos.

Ejemplo: “Mi marido tiene Alzheimer. Comenzó a tomar una cucharada de este producto por día. Y ahora, en solo 22 días, cortó el césped, limpió el garaje, desmalezó los macizos de flores y volvimos a dar nuestro paseo matutino”.

Aseguran que obtendrá resultados en 30 días o le devolverán su dinero.

Ejemplo: “Si su dolor no cesa después de 30 días, le devolveremos su cheque sin cobrar”.

Declaran que es un producto especial que curará su dolencia.

Ejemplo: Pueden usar frases engañosas como, “descubrimiento científico”, “cura milagrosa”, “ingrediente secreto”, “producto exclusivo” o “remedio antiguo” que dan una   falsa impresión o que simplemente son falsas.

Dicen que debe actuar inmediatamente o se termina la oferta.

Ejemplo: “Apúrese. Este ofrecimiento no durará mucho. Haga ya su pedido”.

Usan términos falsos que parecen científicos.

Ejemplo: Usan términos como “multiplicidad molecular”, “metabolismo de la glucosa”, “termogénesis”, “sitios receptores de insulina”, “tecnología ganadora del Premio Nobel” o “desarrollado por dos ganadores del premio Nobel”.

Estafas más comunes

Según esta comisión, las estafas más comunes tienen que ver con supuestas curas del Alzheimer, demencia y pérdida de la memoria, tratamientos para adicciones, productos anti-envejecimiento, artritis, cáncer, dolor crónico y diabetes.

Esto, a pesar de que, no se ha comprobado científicamente que los suplementos dietarios, como las mezclas de hierbas, vitaminas y minerales, sirvan para facilitar la abstinencia o tratar adicciones.

Además, el Alzheimer, la demencia y la pérdida de memoria son dolencias para las cuales la ciencia no ha descubierto la cura. Asimismo, a pesar de las declaraciones sobre píldoras y tratamientos, no existe nada que se pueda comprar y que efectivamente pueda demorar o revertir el proceso de envejecimiento.

Por otra parte, no hay ningún dispositivo, remedio ni tratamiento que sea efectivo para tratar todos los tipos de cáncer.

¿Cómo evitar fraudes en productos de salud?

Antes de comprar un producto o servicio para la salud, se pueden seguir los siguientes pasos y con ello evitar fraudes:

Investigue el producto. Busque en internet el nombre del tratamiento o producto junto a las palabras “comentario”, “queja” o “estafa”. Hable con su médica o médico sobre la efectividad del producto, puede preguntar  ¿Este producto o tratamiento es realmente efectivo?, ¿Qué pruebas científicas hay?, ¿Está familiarizado con esta marca?, ¿Cuáles son los efectos secundarios? y ¿Es seguro tomarlo, cuál es la dosis correcta?

Desconfíe de los tratamientos o productos con garantías o promesas referidas a su salud, mejor verifíquelo con un profesional de la salud.

Natural no es igual a seguro o mejor.

En internet existen fuentes de información confiables sobre enfermedades y sus tratamientos como MedlinePlus.gov, Healthfinder.gov y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integradora.

La lista negra

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) suele emitir alertas sanitarias de productos que representan un riesgo para la salud del consumidor mexicano.

LEER MÁS: Extorsión financiera: Créditos gota a gota se digitalizan con la pandemia

Al corte de marzo del 2022, la COFEPRIS tiene un total de 94 alertas en materia de medicamentos, 6 en materia de alimentos, 37 por servicios de salud, 41 de suplementos alimenticios, 10 de tabaco, 4 de bebidas alcohólicas, 22 de productos como cosméticos, productos, dispositivos médicos, entre otros y 14 por publicidad engañosa.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo