Geopolítica

Desbloquean salida de cereales de Rusia y Ucrania

Turquía y de la ONU mediaron para desbloquear la salida 22 millones de toneladas de trigo, maíz y otros cereales, que estaban almacenadas en puertos del mar Negro. Esta medida reduce el riesgo de hambruna en países de Asia y África

Texto; Corresponsales de IPS / Foto: Levent Kulu/UNIC

ESTAMBUL, TURQUÍA.- La Organización de las Naciones Unidas se felicitó por el acuerdo logrado este viernes 22 entre los contendientes Rusia y Ucrania, con la mediación de Turquía, para posibilitar la exportación de 22 millones de toneladas de cereales ucranianos bloqueados en puertos del mar Negro a raíz del conflicto.

“La cuestión no ha sido lo que es bueno para un lado o para el otro. La atención se ha centrado en lo que es más importante para la gente de nuestro mundo. Y que no quepa duda: este es un acuerdo para el mundo”, dijo António Guterres, secretario general de la ONU, quien viajó a esta ciudad turca para la firma del acuerdo.

La iniciativa abre la vía para exportaciones de alimentos desde tres puertos ucranianos en el mar Negro: Odessa, Chernomorsk y Yuzhny.

Se espera exportar hasta cinco millones de toneladas al mes y que eso contribuya a reducir los elevados precios en los mercados internacionales.

Ucrania se encuentra entre los principales exportadores de cereales del mundo y suministraba, antes de la invasión de fuerzas rusas el pasado 24 de febrero, más de 45 millones de toneladas anuales al mercado mundial.

También se ha llegado a un acuerdo para facilitar el acceso sin trabas a los mercados mundiales de alimentos y fertilizantes procedentes de Rusia.

Las alzas de precios a niveles récord en cereales y otros alimentos básicos, así como en fertilizantes, y la interrupción de las cadenas de suministro, ha afectado de manera creciente a los países en desarrollo atados a esas importaciones, especialmente en África, Medio Oriente y Asia central.

Guterres destacó que “además de estabilizar los precios mundiales de los alimentos, el acuerdo brindará alivio a los países en desarrollo al borde de la bancarrota y a las personas más vulnerables al borde de la hambruna”.

En África oriental hay millones de personas en riesgo de hambruna, con unas 800 000 en muy grave situación –más de la mitad de ellas en Etiopía- y las agencias de la ONU multiplican sus peticiones de ayuda urgente para esa subregión.

“Desde que comenzó la guerra, he destacado que no hay solución a la crisis alimentaria sin garantizar el pleno acceso mundial a los productos alimenticios de Ucrania y a los alimentos y fertilizantes rusos”, dijo Guterres.

El secretario general también anunció el establecimiento de un Centro Conjunto de Coordinación para monitorear la implementación del acuerdo, que funcionará en Estambul con representantes de Ucrania, Rusia y Turquía.

Medios locales indicaron que el acuerdo contempla que buques ucranianos llevarán los productos a través de “corredores” en el mar Negro, vigilados por fragatas rusas pero con salida hacia el Mediterráneo con la protección de fragatas turcas.

Rusia puso como condición que los buques ucranianos no se utilicen para fines bélicos, como la introducción de armas y municiones al país con el que contiende.

Por su parte, Mijailo Podoliak, asesor del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, escribió en su cuenta de Twitter que:

“Ucrania no firma ningún acuerdo con Rusia, sino con Turquía y la ONU, con las que asumimos obligaciones”.

Pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consideró “un primer paso para un acuerdo de paz” entre Moscú y Kiev el pacto cerealero, el cual “significa aire fresco para muchos países”, al evitar el hambre de millones de personas.

Los representantes de Ucrania y Rusia no se han cruzaron en el lugar de la firma: primero suscribieron el acuerdo los ministros de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, y de Turquía, Hulusi Akar, y luego lo hizo el ministro de Infraestructuras de Ucrania, Oleksandr Kubrakov, con el representante de Turquía.

Guterres destacó que para llegar al acuerdo se recorrió “un largo camino”, y expresó que “hoy hay un faro en el mar Negro, un faro de esperanza, un faro de posibilidad, un faro de alivio, en un mundo que lo necesita más que nunca”.

****

Esta nota fue publicada originalmente por IPS Noticias, con quien la Red de Periodistas de a Pie tiene un convenio de republicación. Aquí puedes ver la versión original.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo