Política

Compromisos con dirigencia nacional de Morena continúan, manifiesta Corrales Burgueño

Esto luego que el alcalde de Ahome, Gerardo Vargas Landeros, removió a los funcionarios pasistas Mauren Fierro y Rodolfo Ramos

Pese a la última arremetida contra la alianza electoral Morena-Partido Sinaloense, Víctor Antonio Corrales Burgueño, actual presidente del PAS, manifestó que seguirán con los compromisos firmados con la Dirigencia Nacional de Morena.

“Continuaremos fortaleciendo el proyecto de nación que enarbola el presidente Andrés Manuel López Obrador”, expresó.

Y es que en esta ocasión llamó la atención la remoción de dos funcionarios pasistas que llegaron junto con el alcalde del municipio de Ahome, Gerardo Vargas Landeros; se trata de Mauren Fierro, ahora ex directora de Educación, y de Rodolfo Ramos, hoy ex director del Instituto Municipal de la Juventud.

LEE MÁS: Gerardo Vargas tiró a la basura acuerdos con Morena, reclama el PAS

Cabe recordar que desde el inicio de la llegada del gobernador Rubén Rocha Moya los conflictos entre estos dos partidos comenzaron a ventilarse luego que el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez, fue el primero en romper con la alianza.

Tras semanas de discusiones al interior del Ayuntamiento de Mazatlán entre los regidores del PAS y el alcalde, por no ponerse de acuerdo para designar titulares en la Secretaría del Ayuntamiento, Tesorería y Oficialía de Partes, la misma dirigencia del PAS tuvo que ceder a esa primera embestida.

“Es un desgaste muy fuerte el que se ha estado viviendo y después de un análisis hecho con los regidores, se llegó a la conclusión de que es preferible atender los intereses del pueblo y no seguir enfrascados con una persona que no razona, que no cumple sus compromisos”, opinó en noviembre del año pasado Corrales Burgueño refiriéndose al “Químico”.

Posteriormente con el reacomodo electoral del 6 de junio de 2021 en las presidencias municipales, casi al mismo tiempo dos alcaldesas del PAS desertaron de su partido sin dejar sus cargos: la alcaldesa de Cosalá, Carla Úrsula Corrales, y la del municipio de Rosario, Liliana Valdez Aguilar.

“Ella no es el PAS (Carla Úrsula), nos queda muy claro, se va ella sola, ella no se lleva a nuestra gente, repito, se va, pero sola, no las siguen, los militantes ahí están. Próximamente, vamos a formar la estructura, al comité directivo municipal, le vamos a tomar protesta, vamos a seguir trabajando fuerte como siempre lo hemos hecho”, arremetió el pasado mes de marzo Angélica Díaz Quiñonez.

A los días también se sumarían a la desbandada legisladores del grupo parlamentario del PAS al interior del Poder Legislativo: Rosario Sarabia Soto, Martín Vega y Verónica Avilés Rochín.

LEE MÁS: Siguen Pasistas sumándose a Morena

Derivado de este episodio, por primera vez un pasista acusó directamente a un funcionario del gobernador Rocha Moya de operar en contra del Partido Sinaloense. Se trató del presidente de la Mesa Directiva, Gene René Bojórquez, quien señaló al secretario de Gobierno, Enrique Inzunza Cázares de estar detrás de las deserciones.

“Se comentaba que había presiones de ciertos actores políticos del Gobierno del Estado indicando precisamente con nombre, apellido y cargo, señalaban a Enrique Inzunza Cázares, secretario general de gobierno como el artífice de todos estos movimientos que se habían estado dando”, acusó desde el recinto del Congreso del Estado el pasado mes de abril.

Y por supuesto el clímax de la ruptura se vivió con la salida del líder moral del Partido Sinaloense del gabinete del gobernador: Rocha Moya cesó a Héctor Melesio Cuén Ojeda de la Secretaria de Salud.   

Aquí el asesinato del periodista Luis Enrique Ramírez se vio inmerso en la decisión del mandatario, ya que supuestamente Cuen mantenía una demanda contra el hoy difunto, así como con otra funcionaria, Tere Guerra.

Cuén no se quedó con los brazos cruzados, y por el contrario, acusó al gobernador de utilizar el crimen de Luis Enrique solamente como un pretexto para deshacerse de él, como ya se venía rumorando días previos en los medios de comunicación.

LEE MÁS: Cuén Ojeda interpreta su despido como un pretexto político

“Él (Enrique Inzunza) estuvo visitando nuestra gente, si alguien se va es que no estaba seguro con nosotros, los pasistas se quedaron, no me siento traicionado por el gobernador”, comentó el fundador del PAS un día después de su salida de Gobierno del Estado.

En el medio del conflicto también aparecían las diferencias entre el gobernador y el alcalde de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro, quien hasta ese momento no había incumplido con la alianza electoral Morena-PAS, e incluso una regidora del Partido Sinaloense suplió por unos días la presidencia municipal, lo que le había valido el apoyo de Cuén en sus momentos más críticos previo a su destitución.

Ahora con la reciente salida de los funcionarios municipales de Ahome, pasistas reprocharon a Vargas Landeros que gracias a su militancia él llegó a ese cargo, por lo que se une a la lista de quienes han roto con los acuerdos entre ese partido con la dirigencia nacional de Morena.

“Quiero recordarle a Gerardo Vargas Landeros, que es de personas bien nacidas ser agradecidas y es gracias al Partido Sinaloense y a su militancia que llegó a la presidencia de Ahome, de lo contrario el presidente sería Mingo Vázquez. ¡Hay que ser claros!, con estos despidos, Gerardo Vargas contradice el convenio firmado por Mario Delgado y Citlalli Hernández, el cual establece inclusión en la administración municipal”, criticó la diputada Elizabeth Chia Galaviz.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo