Política

Restablecer el pacto Morena-PAS, pero dejar fuera lo fundamental; a la UAS, por ejemplo

Podría ser que Morena y PAS, o más concretamente Rocha y Cuén, tracen las rutas del reencuentro para las elecciones cruciales de 2024

En la operación política para poner a salvo la continuidad de la alianza entre el Movimiento Regeneración Nacional y Partido Sinaloense, de parte de los dos polos de intereses se emiten mensajes que anuncian la armonización de una relación que oscila entre lo cordial y lo intratable, sobre todo por las recientes críticas provenientes del gobernador Rubén Rocha Moya en el sentido de que el PAS tiene copada la estructura institucional de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Desde que ambas siglas electorales fueron en coalición en 2021 para ganar la gubernatura y la mayoría de diputaciones locales y presidencias municipales, logrado ese propósito comenzó la estrategia del deslinde por parte de Rocha Moya, con actos de ruptura evidentes como la separación del cargo de secretario de Salud, Héctor Melesio Cuén Ojeda, líder político del PAS, la renuncia a este partido de alcaldes y legisladores que emigraron a Morena, y las filtraciones de listas donde líderes pasistas ocupan cargos importantes y bien remunerados en la UAS.

Sin embargo, el diferendo entró en pausa y al menos el gobernador Rocha Moya y el rector Jesús Madueña Molina restablecieron el trato institucional y abonaron al enfriamiento de las divergencias.

LEER MÁS: Enésimo episodio del pleito Rocha-Cuén. ¿Y la estabilidad de Sinaloa qué?

En lo que respecta al PAS, el mandatario estatal declaró el lunes que no descarta repetir la alianza de Morena con este partido siempre y cuando cumpla las condiciones de no golpear a Morena ni judicializar los casos de 14 consejeros que fueron eliminados de la lista de los electos por ser pasistas y no morenistas.

A ese guiño de cese de hostilidades respondió el diputado del PAS, Gene René Bojórquez, expresando que las dos entidades políticas “tenemos y congeniamos en muchos de los ideales” y que “las iniciativas que hemos firmado en conjunto aquí vienen con el mismo sentido social que está buscando el gobernador del estado, este sentido que le queremos dar a este gobierno”.

Podría ser que Morena y PAS, o más concretamente Rocha Moya y Cuén Ojeda, tracen las rutas del reencuentro para las elecciones cruciales de 2024 en las que se elegirá presidente de México, pero antes deben crear condiciones de base para que la relación no comprometa cuestiones que a Sinaloa le son esenciales.

LEER MÁS: El PAS “respeta” la separación de funcionarios, pero rechaza intromisión en Morena

Defender, cuidar y fortalecer a la UAS, dejándola fuera de los apetitos políticos, constituye la cláusula irrevocable en el pacto que se cocina entre dos siglas que se disponen a dar el paso que existe entre el amor y el odio.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo