Ciudad

“Seguimos picando piedra”: Los Tacos Parados de Culiacán

Hablamos con Juan Ramón Velarde, el taquero de camarón empanizado que introdujo el concepto de comer parado en Culiacán

FOTO: Josué David Piña

FOTO: Josué David Piña

Durante un viaje a la ciudad de México hace poco más de 20 años, a Juan Ramón Velarde López le llamó mucho la atención como proliferaban los puestos de comida rápida, principalmente la característica de que muchos de esos puestos no emplearan sillas para sus comensales.

Le sorprendía ver a gente con traje y sus corbatas colgando mientras sostenían con una mano su plato y con la otra agarraban sus tacos para introducírselos en la boca, como si se mantuvieran siempre a la expectativa de algún acontecimiento.  

Posteriormente entendió que esa dinámica comercial era por el ritmo vertiginoso de la gran urbe y la presión laboral de los oficinistas de la capital, rasgo que los hace aparentar siempre estar apurados, arrastrando el letargo de una vida alienada.

“Yo tomé el concepto de los chilangos, de que todo mundo anda a las carreras; y en Culiacán metimos eso porque hace 20 años ya se veía andar a las carreras. Todas las oficinas que había aquí alrededor, llegaba la gente, se comían un taco y arrancaban al banco o a sus oficinas: por eso fue el concepto de Tacos Parados”, explicó.

LEE MÁS: Arraigo y tradición | Los Tacos de Cabeza de la Juárez

Sin embargo, a diferencia de los tacos de guisados, tortas, garnachas y tacos al pastor o de suadero que se aprecian sobre las banquetas de la CDMX, Juan Ramón optó por ofrecer un producto representativo y sumamente consumido en la región, camarones; específicamente tacos de camarón empanizados.

FOTO: Josué David Piña

Platica que junto con su hermano ideó este proyecto en 2002, encontrando un rinconcito en un estacionamiento público que se ubica sobre la calle Juan Carrasco, entre Rafael Buelna y Antonio Rosales; o entre las oficinas de Telégrafos de México y el Hotel Ramada, espacio donde se ha mantenido a lo largo de estos años. 

“Desde hace 20 años estamos sirviendo a la clientela y seguimos adelante, era la primera vez que emprendía y así me he mantenido con el mismo negocio. Mi papá también tenía un lugar de comida, yo creo que de ahí iniciamos”, recuerda.

Juan Ramón menciona que en ese tiempo los puestos que ofrecían este tipo de comida tampoco proliferaban en Culiacán, por lo que su idea antes de poner en marcha su proyecto, era hacerlo innovando en el mercado de alimentos de la localidad.

“Nosotros lo preparamos todo sin conservadores, desde la mayonesa hasta las salsas; si te das cuenta lo único que procesado en la barra es la cátsup, que se compra embotellado, pero aquí se prepara todo, desde el té, el agua de sabor. Nosotros mismos lo preparamos, entre mi esposa y yo la mayoría de las cosas”, precisa.

LEE MÁS: EL TACÓMETRO | Los mejores tacos de Culiacán según lectores de ESPEJO

Comparte que uno de sus productos originales que más causó aceptación desde el inicio, son los aderezos que ofrece, como el aderezo de durazno con chipotle, aderezo de tamarindo, de cilantro y ranch: “todos hechos por nosotros mismos”, presume.

“Es un plus que le damos al cliente y es el sabor que busca el cliente. La mayonesa mucha gente piensa que es de galón, ya al momento que la prueba es otro sabor”, se jacta.

FOTO: Josué David Piña

PERO LLEGÓ LA PANDEMIA…

Desafortunadamente, pese a que Los Tacos Parados son uno de los tacos de camarón más populares de Culiacán, el pequeño empresario informa que no han podido recuperar los ingresos previos a la pandemia de Covid-19 que afectó el mundo, así como la economía en general.  

“Hemos batallado algo con estos dos años de pandemia que nos atrasó definitivamente, con este cierre del centro, el cual nos puso contra la pared. Si te das cuenta, muchos negocios ya no abrieron sus puertas, pero nosotros seguimos picando piedra, seguimos”, manifiesta.

Ante esta situación Juan Ramón expresa que se ha logrado sostener por los clientes fieles que ha logrado conseguir a través de este tiempo, reiterando que mucho se debe al sabor que manejan Los Tacos Parados.

A pesar de esto se mantiene un tanto optimista, esto porque esos clientes lo siguen buscando por algo que los otros negocios no tienen y él sí.

“Seguimos recuperándonos poco a poco, pagando luz, agua, renta. Es un negocio familiar y creo yo que los 20 años que llevamos, tanto mi esposa y yo, bien merecidamente los tenemos porque ha habido situaciones adversas, principalmente por envidia”.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo