Tema de hoy

Otra vez la opacidad transexenal en Salud Sinaloa. ¿También será igual la impunidad?

Las evidencias indican que la corrupción en el área de la salud pública en el sexenio de Malova, fue reeditada en el gobierno de Quirino Ordaz Coppel

Aunque debiera ser motivo para reconocer avances en la transparentación de la cosa pública, el Día Internacional de Acceso Universal a la Información, celebrado ayer, fue útil para evidenciar que las instituciones de gobierno de Sinaloa se aferran a la opacidad prevaleciente como método que nutre a la corrupción organizada y normalizada.

El centro ciudadano de investigación Iniciativa Sinaloa remarcó en dicha efeméride la percepción generalizada de que, frente a los logros conquistados en el ámbito de acceso a la información, los entes obligados a rendir cuentas perfeccionan sus estrategias para la opacidad que genera impunidades en delitos contra finanzas y patrimonio públicos.

Ante tal panorama procedió a presentar las correspondientes denuncias en la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública que dan cuenta de 650 omisiones de transparencia en que incurrió la Secretaría de Salud estatal entre los años 2017 y 2021, principalmente en los procedimientos de contratación para obras y adquisiciones.

LEER MÁS: Detectan 650 omisiones en compras y obras de Servicios de Salud Sinaloa

La organización IS aportó pruebas de omisiones y fallas encontradas en las bases de datos de la Plataforma Nacional de Transparencia, que comprometen 2 mil 975 contratos y recursos públicos por un monto total de 1 mil millones 476 mil 828 pesos.

Se trata de violaciones al artículo 95 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Sinaloa por no publicar información tan básica como el nombre de los contratistas adjudicados ni copia de los contratos o documentos anexos.

LEER MÁS: Con iniciativa | De no saber, ¡líbranos, Señor!

Las evidencias indican que la corrupción en el área de la salud pública, que en el sexenio 2011-2016 fue motivo de procedimientos penales contra colaboradores del entonces gobernador Mario López Valdez, quedando todo en la impunidad, fue reeditada en el gobierno de Quirino Ordaz (2017-2021) y que el resultado podría ser el mismo: ausencia de justicia. Y cómo no si la repetición de irregularidades e impunidades les abren vía ancha a los que con las manos en la cintura se burlan de la transparencia que existe en el papel y discursos, pero todavía no en la voluntad de gobernantes e instituciones para hacer valer la ley.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo