Mundo

Fuga de gas en el mar Báltico. ¿Qué se sabe hasta ahora y qué impactos tendrá?

Dinamarca declaró emergencia energética por fugas en los gasoductos rusos Nord Stream, cerrados desde agosto; Europa acusa sabotaje, pero no hay pistas claras

FOTO: Twitter @radeksikorski

FOTO: Twitter @radeksikorski

Por Pie de Página

Las fugas en dos gasoductos rusos que agitaron este martes el mar Báltico, en medio del conflicto energético que ha generado la invasión Rusa en Ucrania, encendieron las alertas en Europa.

Varios países sospechan de sabotaje, pero hasta ahora no hay pistas claras sobre eso. Dinamarca declaró una emergencia energética, mientras el burbujeo provocado por el gas del sistema Nord Stream se extiende por más de un kilómetro de mar.

¿Qué sabemos hasta ahora? Aquí un recuento:

LEE MÁS: Rusia-Ucrania: siete meses de guerra y una propuesta de paz

La emergencia

Autoridades danesas confirmaron este martes las tres fugas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 utilizados para transportar el gas ruso a Europa. Se trata de dos fugas al noreste y una al sudeste de la isla de Bornholm, ubicada entre las costas de Dinamarca, Alemania y Polonia. 

Desde el lunes 26, el gobierno danés había advertido a los barcos que se mantuvieran alejados de un área frente a su costa.

Los daños

Operado desde 2011, el gasoducto no había sufrido algún incidente notable. Nord Stream AG, la empresa operadora, aseguró que los daños sufridos en los tres tubos, construidos en acero para resistir los choques, “no tienen precedentes” y que no puede estimar cuándo podría restaurarse la capacidad del sistema. 

Las sospechas 

Luego que el Servicio Sísmico Nacional Sueco confirmó que se habían detectado dos explosiones submarinas previas a las fugas, autoridades de Suecia y Dinamarca advirtieron de un acto de sabotaje, por la profundidad de los ductos y el carácter de las fugas. 

“Es absolutamente inusual que se produzcan tres fugas en gasoductos distintos al mismo tiempo”, señaló la primera ministra danesa Mette Frederiksen

A la sospecha de sabotaje se sumaron otros países de Europa. En las últimas horas, Estados Unidos respaldó esta versión a través del jefe de del Departamento de Estado, Antony Blinken.

“Hay informes iniciales que indican que esto puede ser el resultado de un ataque o algún tipo de sabotaje, pero estos son informes iniciales y aún no lo hemos confirmado”, dijo Blinken

La política

Las dos tuberías submarinas, que costaron a Rusia y a sus socios europeos miles de millones de dólares, se cerraron por completo en agosto (aunque aún contienen gas), lo que contribuyó a la crisis energética de Europa. 

Aunque todas las sospechas se dirigen a Rusia, el Kremlin también condenó el incidente.

Los analistas tampoco se ponen de acuerdo: unos consideran que Rusia podría usar el sabotaje como pretexto para nunca volver a reanudar sus suministros. Pero otros consideran que convertir en inutilizables los conductos equivale a privarse de un instrumento de presión.

Las fugas ocurrieron mientras se inauguraba un tramo del Baltic Pipe, el gasoducto báltico que llevará a gas noruego a Polonia, a través de Dinamarca y en el contexto del alto precio del gas ruso que se vende a Europa derivado de la guerra.

Desde que inició la invasión a Ucrania, Noruega y Argelia se han convertido en proveedores cruciales para para reducir la dependencia de Europa del gas ruso.

La economía

Los precios del petróleo repuntaron tras las noticias de fugas en los dos gasoductos, lo que hizo temer que la crisis energética entre en una nueva fase. Sin embargo, al final de la jornada no hubo un aumento significativo.

Para los expertos, sin embargo, estos incidentes han puesto “el último clavo en el ataúd de los flujos de gas ruso hacia Europa”.

La seguridad

Las fugas no tienen explicación hasta ahora, pero han elevado la tensión en torno a la seguridad energética de Europa y a la protección de las estructuras estratégicas.

Fuerzas armadas de Suecia y Dinamarca monitorean un círculo que se formó en el mar por el gas, mientras que, según AFP, en un informe de 2020, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) insistía ya en la necesidad de «proteger las infraestructuras críticas (energéticas) para incrementar la resiliencia» de los países aliados.

Expertos citados por la agencia consideraron que lo que pasa en el Mar Báltico puede también ocurrir en el mar del Norte y el Mediterráneo.

El ambiente

También citada por AFP, Sasha Müller-Kraenner, de la organización medioambiental alemana DUH, advirtió que las fugas liberarán «varios millones de toneladas de equivalente a CO2″ en la atmósfera y el gas liberado, el metano, generará «consecuencias dramáticas» para el calentamiento climático. 

LEE MÁS: Vuelos para salir de Rusia se agotan: rusos no quieren ir a la guerra contra Ucrania

Además, la experta considera que, mientras no sean reparadas, los riesgos de explosión en la superficie del agua se mantienen.

La buena noticia es que, para la fauna y la flora marítimas las afectaciones son limitadas.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Pie de Página. Puedes consultar el original aquí.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo