Mundo

Biden indulta a presos condenados en USA por posesión leve de mariguana

El mandatario estadounidense busca modificar las sanciones contra las personas usuarias de mariguana que porten cantides pequeñas porque perjudican a las minorías

Washington.- El Presidente Joe Biden indultó este jueves a miles de personas presas por tener pequeñas cantidades de mariguana, el más reciente intento de su Gobierno de despenalizar la posesión de esa droga y modificar la imposición de penas carcelarias que afectan desproporcionadamente a las minorías étnicas.

Esta medida también cubre a miles de personas condenados por el crimen en el Distrito de Columbia, incluso, Biden está pidiendo a los Gobernadores de otros estados, que emitan indultos similares para los prisionero por delitos estatales relacionados con la mariguana, en su mayoría, casos de posesión.

Biden dijo en un comunicado que la medida refleja su posición de que “nadie debería estar en la cárcel sólo por usar o poseer mariguana”. “Demasiadas vidas han cambiado debido a nuestro enfoque fallido de la mariguana”, agregó. “Es hora de corregir estos errores”.

Las sanciones por posesión de mariguana afectan a distintas etnias.

Según la Casa Blanca, hoy en día nadie se encuentra en una prisión federal únicamente por “simple posesión” de la droga, pero el indulto podría ayudar a miles a superar los obstáculos para alquilar una casa o encontrar un trabajo.

“Hay miles de personas que tienen condenas federales previas por posesión de mariguana, a quienes como resultado se les puede negar empleo, vivienda u oportunidades educativas”, dijo. “Mi acción ayudará a aliviar las consecuencias colaterales derivadas de estas condenas”.

Aunque el indulto no cubre las condenas por posesión de otras drogas o por cargos relacionados con la producción o posesión de mariguana con la intención de distribuirla, la medida de Biden tampoco estaría perdonando a los no ciudadanos que se encontraban en EU sin documentos en el momento de su arresto.

Este anuncio surge como un ajuste de cuentas de Biden con el impacto de la legislación criminal de 1994 que él apoyó, la cual incrementó las tasas de arresto y encarcelamiento por delitos de drogas, particularmente para personas afrodescendientes y latinas.

El Departamento de Justicia está trabajando para diseñar un proceso para que aquellos cubiertos por el indulto, reciban un certificado para mostrar a posibles empleadores y otras personas según sea necesario.

“El Departamento de Justicia administrará de manera expedita la proclamación del Presidente, que indulta a las personas que se dedicaron a la simple posesión de mariguana, restaurando los derechos políticos, civiles y de otro tipo de los condenados por ese delito”, dijo el Departamento en un comunicado. “En los próximos días, la Oficina del Abogado de Indultos comenzará a implementar un proceso para proporcionar certificados de indulto a las personas afectadas”.

Biden también hizo un llamado al Secretario de Salud y Servicios Humanos, y al Fiscal general de EU, a que revisen cómo se programa la mariguana según la ley federal, pues reprogramar la droga reduciría o potencialmente eliminaría las sanciones penales por posesión. Actualmente, la mariguana está clasificada como una droga de la Lista I, junto con la heroína y el LSD, pero por delante del fentanilo y la metanfetamina. La Casa Blanca no fijó un cronograma para la revisión.

El Presidente cree que a medida que el Gobierno federal y muchos estados relajan las leyes sobre la mariguana, deberían mantener las limitaciones al tráfico, la comercialización y las ventas a menores.

La medida de Biden pone al Gobierno federal en camino con otras grandes ciudades como Nueva York que se han estado moviendo hacia la despenalización de los arrestos por mariguana de bajo nivel durante años. Pero hay una gran división en la nación, ya que algunos departamentos de policía aún creen que la droga conduce a delitos más graves.

Organizaciones sociales aplaudieron el anuncio de Biden, entre ellas se encontraba Kassandra Frederique, directora ejecutiva de Drug Policy Alliance, quien compartió la emoción colectiva que generó esta noticia: “Esto está increíblemente atrasado. No hay ninguna razón por la que las personas deban cargar con antecedentes penales, lo que les impide obtener empleo, vivienda e innumerables otras oportunidades, por algo que ya es legal en 19 estados y DC y está despenalizado en 31 estados”.

Aún queda ver si los gobernadores siguen el ejemplo de Biden. Erik Altieri, director ejecutivo de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana, dijo que extender la acción a los estados podría ayudar a millones de estadounidenses: “Desde 1965, casi 29 millones de estadounidenses han sido arrestados por infracciones relacionadas con la marihuana, por actividades que la mayoría de los votantes ya no creen que deban ser un delito”, dijo.

Chris Goldstein, de 46 años, fue arrestado después de fumar medio porro durante una protesta por la legalización de la mariguana en el Independence Hall de Filadelfia en 2013. Pagó una multa de tres mil dólares y pasó dos años en libertad condicional. “Como alguien que votó por el presidente Biden, esperaba esto desde el primer día que asumió el cargo”, dijo Goldstein. “Esta fue una promesa de campaña”.

Como escritor y activista que ha hecho público su condena, no está seguro de que sus antecedentes penales hayan sido un obstáculo para conseguir un trabajo, pero sabe que eso aparece en sus verificaciones de antecedentes. Y evita visitar otros países porque las condenas pueden complicar los viajes internacionales. “Estoy emocionado, y todos como yo van a estar igual de emocionados”, dijo.

El reverendo Al Sharpton, presidente de la Red de Acción Nacional, dijo que la “acción justa de Biden hoy devolverá la vida a innumerables estadounidenses”. Pero agregó: “Estados Unidos nunca legalizará la mariguana con justicia hasta que tenga en cuenta las políticas obsoletas que equipararon a miles de jóvenes afroamericanos con traficantes de drogas empedernidos”.

La medida también cumple con una de las principales prioridades del candidato demócrata en una de las contiendas por el Senado más críticas de su partido, ya que el Vicegobernador de Pensilvania, John Fetterman, ha presionado repetidamente a Biden para que dé el paso, incluso el mes pasado cuando se reunieron en Pittsburgh.

Fetterman, en un comunicado, se atribuyó el mérito de haber elevado el tema a la agenda de Biden y elogió la decisión, calificándola de “un gran paso hacia la justicia”. “Esta acción del Presidente Biden es exactamente de lo que debería tratarse este trabajo: mejorar la vida de las personas. Felicito al presidente por dar este paso significativo, necesario y justo para corregir un error y mejorar la vida de millones de estadounidenses”, dijo.

***

Este contenido fue publicado originalmente en SinEmbargo. Puedes leerlo aquí.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo