Seguridad

La escopetarra de César López, el instrumento que siembra paz

En 2003, luego del estallido de un coche bomba en las calles de Medellín, César López acudió con el Batallón Artístico de Reacción Inmediata para acompañar a los afectados, pero un soldado que portaba un fusil AK 47 se lo impidió. Ahí nació la idea de la escopetarra

Por: Téhwa Comunicación (Segunda parte)

Durante la década de los 90 e inicios del nuevo siglo, en Colombia vivían tiempos violentos, con el crimen organizado y la delincuencia robándose la paz y la tranquilidad de sus pueblos y ciudades, entre ellas Bogotá, donde un joven César López ambicionaba con cambiar con su música, aunque fuera un poco, esa realidad que se imponía al ritmo de las balas, bombas y granadas.

Surgido de una banda de rock llamada Poligamia, César fundó en esos años el Batallón Artístico de Reacción Inmediata, con el que él y otros músicos asistían para cantar y acompañar emocionalmente a víctimas cuando ocurría algún hecho violento que afectara a la sociedad.

LEER MÁS: César López, el rockero que se volvió activista por la paz

El origen de la idea

El 7 de febrero de 2003 fue uno de esos días de terror de Bogotá, cuando un coche bomba estalló frente al club El Nogal, el ataque dejó 36 personas sin vida y más de 200 heridas. Ese día también nació la idea de la escopetarra, un acrónimo de escopeta y guitarra. Una herramienta que detonaría notas musicales para alegrar la vida, no balas para quitarla.

“Estando justo en la puerta del estallido de un carro bomba en el año 2003 un soldado que no me dejaba pasar más allá me quebró mi guitarra con su fusil y nos quedamos mirándonos frente a frente”, narra.

“Llamó mi atención que ambos cargábamos nuestra herramienta de la misma manera, pero significaban y se usaban para cosas distintas: el uno para la muerte y el otro para la vida y ahí empieza a tratar de construir un símbolo que es un fusil AK 47, que es el fusil que más muertos le ha causado a todo el planeta tierra en toda su historia, (y convertirlo) en una herramienta que sirve para la vida, para crear, para construir, para sanar”.

LEER MÁS: Buscan resignificar el “Culiacanazo” con concierto de paz

El también activista colombiano, ya hoy de 49 años, comenta que la escopetarra se convirtió en una llave y un medio que le ha permitido abrir realidades para acompañarlas con el oficio de la música. 

“Y desde las favelas de Río de Janeiro hasta los grupos más extremos en el Medio Oriente o los barrios en Bogotá o los migrantes en alguna parte de Europa, ha sido una guitarra que me ha permitido aprender, interrogar y posicionar la profundidad del ejercicio de las artes conectado a las emociones para un logro distinto, que es la construcción de una sociedad en paz, una sociedad no violenta”, subraya.

Por eso es por lo que la escopetarra, más que un instrumento musical, que lo es, se trata de un símbolo de vida y de paz. Si algo fabricado para causar dolor y asesinar pudo transformarse, el ser humano también puede, asegura el artista.

Emisario de la paz

César López ha llegado con su escopetarra a muchas partes del mundo, ha donado este instrumento a organizaciones, países y artistas de fama internacional como Bob Geldof, Manu Chao, Juanes y Fito Páez

Esa escopetarra la hemos entregado en 20 lugares del mundo, en museos de las Naciones Unidas en Nueva York; Viena; en el museo Gandhi, en Nueva Delhi, India; la Casa de las Culturas de Berlín, cuando se conmemoraron 20 años de la caída del muro; por supuesto, en la Unesco, en París; en las favelas de Río de Janeiro; en la casa de gobierno de Guatemala y en muchos lugares donde la guitarra cumple más una función de interpelar la realidad, no significa que haya que agradarse con esa presencia, significa pensar por qué un arma como ésta tuvo que ser transformada por unos artistas frente a la presión que ejercen la violencia y la muerte en su comunidad y eso es lo que hacemos con la escopetarra”, explica.

Por su activismo el colombiano, fue declarado “Mensajero no violento” de las Naciones Unidas y “Emisario de la Conciencia”, de Amnistía Internacional.

Y próximamente llegará con ella Culiacán y la acompañará con mensajes que inviten a la reflexión y a la convivencia armónica de la sociedad.

LEER MÁS: “Era un culichi ayudando a otro culichi”, la desmitificación del narco tras el Culiacanazo

“La idea es que el instrumento cumpla una función de movilizar reflexiones y preguntas y es lo que va a pasar aquí, es traer esa guitarra como una semilla que florezca en nuevas preguntas, en nuevas estrategias para construir la paz”, dice.

¿Qué es la escopetarra?

Es un arma de fuego modificada para convertirla en una guitarra eléctrica.

La primera escopetarra fue un fusil AK 47 entregado por el integrante de un grupo armado que decidió abandonar las armas y transformarse.

César López en palabras

“La escopetarra se convirtió en una llave, no en el fin sino en el medio, que permite abrir realidades para acompañarlos con este oficio”.

“Ha sido una guitarra que me ha permitido aprender, interrogar y posicionar la profundidad del ejercicio de las artes conectado a las emociones para un logro distinto, que es la construcción de una sociedad en paz, una sociedad no violenta”.

“Significa pensar por qué un arma como esta tuvo que ser transformada por unos artistas frente a la presión que ejercen la violencia y la muerte en su comunidad”.

***

Escucha la escopetarra en vivo

Este 16 de octubre, César López encabezará el concierto Kétche Alheyya, organizado para entablar un diálogo por la paz, la resiliencia y la reconciliación a través de la música. Asiste y escucha la escopetarra en vivo.

***

También puedes leer:

PRIMERA PARTE: CÉSAR LÓPEZ, EL ROCKERO QUE SE VOLVIÓ ACTIVISTA POR LA PAZ

PARTE FINAL: Sanar a Culiacán es posible: César López

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo