Seguridad

Sanar a Culiacán es posible: César López

El músico y activista colombiano cerrará la Semana de la Paz con un concierto en el Teatro Griego del Parque Culiacán 87 este 16 de octubre

Por: Téhwa Comunicación (Última parte)

La tarde del 17 de octubre de 2019, el crimen organizado de Culiacán mostró su poder de fuego y movilización para conseguir la liberación de uno de sus líderes que había sido detenida por las fuerzas federales.

El terror se apoderó durante horas de los habitantes de la capital sinaloense, cuya zona norte prácticamente fue sitiada. Ese día es conocido como el “Jueves Negro” y es el clímax de una ciudad marcada y estigmatizada por la violencia.

A tres años de ese acontecimiento, el músico y activista colombiano, César López, asegura que sanar las heridas que ha dejado la violencia es posible para Culiacán, pero se necesita trabajar para construir una sociedad que le dé valor a la vida y a la paz.

LEER MÁS: César López, el rockero que se volvió activista por la paz

La vida es un bien intocable

“La fama que se ha construido alrededor no solo de esta comunidad o sociedad, sino de muchas otras, tiene que ver con la manera del uso del lenguaje y si hay alguna cosa que podamos hacer con este ejercicio es transformar las maneras de comunicar y de comunicarnos para dar unas formas no violentas y que construyan sociedad”, expresa.

César López, el creador de la escopetarra, cerrará la Semana de la Paz con un concierto en el Teatro Griego del Parque 87.

A mí me gusta, por ejemplo, pensar que estar ahora en Culiacán impulsa unas revoluciones que tienen más que ver con la presencia de las artes, con la pregunta hacia adentro que tenemos que tener todos y todas en esta comunidad, en esta sociedad. A mí me interesa que esta presencia aquí en este ejercicio también interpele la actitud de quienes toman decisiones desde el poder, desde el dinero, desde quienes actúan como agentes y líderes sociales”, dice.

El “Mensajero no violento” de las Naciones Unidas destaca que el objetivo central es reinstalar la vida como un bien supremo.

“Es elevarle el valor a la vida, es un ejercicio que pretende que volvamos a sentir, uno, que la vida es valiosa, que es un bien intocable; y, dos, que volvamos a entender que nuestra historia no solamente es la historia de quienes se han matado, sino que también es la historia de quienes han soñado, de quienes han trabajado, de quienes han luchado por el bien común y reconocerla y darle un lugar hace parte de que podamos en el futuro”, expone.

Alimentando sueños

César López dice que, si 125 guerras en el mundo han sido detenidas en algún momento, entonces es posible que Culiacán pueda alcanzar la paz y tranquilidad que anhelan sus habitantes.

LEER MÁS: La escopetarra de César López, el instrumento que siembra paz

Como si fuera un cuerpo humano que sus males derivan de una mala alimentación, lo que hay que hacer en una ciudad como Culiacán es replantearse de nuevo los factores que han nutrido la violencia.

“¿Qué es eso que ha hecho que seamos seres humanos dispuestos a dañar a otro y cómo lo transformamos? Yo estoy seguro de que cambiando la manera en que alimentamos esos sueños y esas maneras de habitar, sanamos a Culiacán”, sostiene.

El músico colombiano comenta que ha llevado a muchas partes del mundo su activismo por la paz y contra la violencia y lo que ha aprendido es que no importa cuál es el tipo de cultura en el que esté, finalmente la naturaleza humana es la misma, porque el miedo, la rabia, la culpa, la ira, los celos y la ambición se reproducen en cualquier esquina del planeta.

“Estamos trabajando con unos códigos culturales distintos, pero con unos códigos humanos similares que nos ponen del lado correcto de la historia, que es quienes intentamos sanar esta sociedad puede que no lo logremos para esta generación, pero estamos haciendo un aporte que es lo que la ruta de nuestra civilización como humanos nos dignifica”, comenta.

Perdonar y construir

César López asegura que los jóvenes que hoy portan un arma y disparan vienen “equipados” con una sensibilidad por la vida distinta, pero la sociedad debe darle una segunda o tercera oportunidad partiendo de la comprensión que esos chicos y chicas han tenido vidas difíciles.

“Y parte de la comprensión de que la solución no va a ser aniquilar, yo no puedo matar a quien mata porque me pone del mismo lado, yo necesito perdonar, yo necesito construir, yo necesito dejar de mirarlo como un enemigo y, al contrario, abrazarlo y decir ‘vamos para adelante’”, manifiesta.

La escopetarra, subraya, es la evidencia de que, si algo que fue inventado como un objeto para dañar, pudo encontrar a través de la creatividad y el amor otra función, la transformación de una persona también es posible.

“Esa tiene que ser una manera de entender la vida y entender el proceso de paz. Soñamos que se sacuda nuestra percepción en el futuro, soñamos con que a través de unas acciones muy concretas mucha gente empiece a despertar todo su potencial para el servicio, para ayudar a construir ese planeta que hoy nos grita miedo, que hoy nos grita desesperanza, que hoy nos grita muerte, que hoy nos grita omisión, que hoy nos dispara y es lo que queremos hacer, un camino de aquí hasta octubre que finaliza con un ritual que llamamos concierto o festival, pero que no es otra cosa que otro intento más de que la cultura de paz se establezca y germine en Culiacán”, reflexiona.

LEER MÁS: Buscan resignificar el “Culiacanazo” con concierto de paz

Si hay una red de apoyo, si hay gente que trabaja todos los días, que recorre las calles, las casas y habla con los jóvenes, siembra un árbol, esa es la evidencia de que Culiacán tiene un futuro posible distinto, culmina.

César López en palabras

“¿Qué es eso que ha hecho que seamos seres humanos dispuestos a dañar a otro y cómo lo transformamos? Yo estoy seguro de que cambiando la manera en que alimentamos esos sueños y esas maneras de habitar, sanamos a Culiacán”.

“Yo no puedo matar a quien mata porque me pone del mismo lado, yo necesito perdonar, yo necesito construir, yo necesito dejar de mirarlo como un enemigo y, al contrario, abrazarlo y decir ‘vamos para adelante’”.

“Soñamos que se sacuda nuestra percepción en el futuro, soñamos con que a través de unas acciones muy concretas mucha gente empiece a despertar todo su potencial para el servicio, para ayudar a construir ese planeta que hoy nos grita miedo”. 

***

Escucha la escopetarra en vivo

Este 16 de octubre, César López encabezará el concierto Kétche Alheyya, organizado para entablar un diálogo por la paz, la resiliencia y la reconciliación a través de la música.

Asiste y escucha la escopetarra en vivo.

***

También puedes leer:

PRIMERA PARTE: CÉSAR LÓPEZ, EL ROCKERO QUE SE VOLVIÓ ACTIVISTA POR LA PAZ

SEGUNDA PARTE: La escopetarra de César López, el instrumento que siembra paz

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo