Cine

Una familia, tres generaciones, diversas identidades: “Oaxacalifornia: el regreso”

“Oaxacalifornia: el regreso” es el nombre de la pieza audiovisual que retrata (nuevamente) a los y las integrantes de la familia Mejía. En el filme, observamos un nuevo entorno con las tres generaciones de esta familia que exploran los obstáculos de la biculturalidad y su influencia en los más jóvenes para la construcción de su identidad

Por Aletse Torres Flores / Zona Docs

La familia Mejía decidió irse a vivir a los Estados Unidos, enfrentando una realidad que no conocían, pero de la que querían ser parte. Tiempo después, obtuvieron los documentos para regularizar su estancia y, así, por fin, viajar de nuevo a su hogar en México.

En ese momento, conocieron a Trisha Ziff, directora, fotógrafa, escritora, editora, curadora y cineasta documental. Algunos de sus trabajos audiovisuales son: Chevolution (2008), La Maleta Mexicana (2011), Pirate Stories (2014) y Frida ‘s Gaze (2023).

En 1995, llegó a las salas de cine su ópera prima Oaxacalifornia, la cual cuenta sus vivencias como personas migrantes, los sacrificios, pasiones y dualidades que experimentaban quienes integran la familia.

LEE MÁS: Migración a la inversa: cada vez más gente de EU viene a México a rentar o comprar

Familia Mejía.

Han pasado veinticinco años desde el primer filme, las cosas han cambiado, la familia ha aumentado, tres generaciones se han sumado y el contexto social-político en el que crecen se ha transformado. Por lo mismo, la directora decidió volver con las y los Mejía.

Oaxacalifornia: el regresoes el nombre de la secuela. Trisha ha regresado con la familia y se encuentra ahora con su tercera generación, quienes son adolescentes y le cuentan lo que significa ser mexicanos/americanos simultáneamente en los Estados Unidos.

La pieza ilustra de manera íntima las identidades multigeneracionales, cómo éstas cambian y toman nuevos significados dentro de una sola familia para permitir a sus miembros integrarse de manera impecable a una realidad bicultural.

Uno de los motivos principales de grabarla – pese al tiempo transcurrido – fue el discurso del ex-presidente estadounidense Donald Trump en su campaña electoral del 2017. Ziff, puntualiza que los comentarios de odio que hacía los y las mexicanas la llevaron a cambiar la narrativa:

“…estos comentarios me causaron ofensa e indignación, como a muchos otros. También conocía el dolor y el daño que esto le causaría a familias como los Mejía, por lo mismo decidí contar nuevamente su historia”.  

El filme fue la oportunidad de escuchar a la nueva generación sobre su realidad, cómo la biculturalidad resuena en muchos aspectos de sus vidas.

“Esta nueva generación no carga la misma identidad cultural que sus padres, ellxs son nacidos allá y cuando vienen a México es distinto. Pero observamos en la película como también se ven afectados y que implica en la construcción de su identidad” expresó la directora.

Se recuperaron materiales audiovisuales inéditos de la primera película, entrevistas con cada integrante, fragmentos de su cotidianeidad, pequeños videos en sus hogares en Estados Unidos y en su visita a México.

“Una de mis cosas favoritas, es la una obsesión particular  que tiene la familia por en el baile folclórico, mostrando sus trajes con los colores y lo feliz que los hace” manifestó Ziff. 

Para la directora, es relevante tocar temas relacionados con la migración, la identidad y la familia, puesto que, son situaciones que han atravesado su propia vida. Ziff es mexicana, pero migró a Inglaterra cuando era una niña. Desde hace años vive en México con su hijo y conforme pasa el tiempo, construye una parte de sí misma.

En el documental se destaca esta biculturalidad, donde las personas en muchas ocasiones se encuentran en un intermedio, desafiando de alguna manera ambas culturas, es como “una experiencia de estar atascado entre dos mundos o ser ni de aquí ni de allá”, precisa Ziff.

Trisha Ziff, directora, fotógrafa, escritora, editora, curadora y cineasta documental. Fotografía FilmAffinity Oficial.

Los nietos exploran y reclaman sus identidades, mismas que incorporan ambas partes: son de aquí y de allá. Así es como la directora nos proyecta una crónica por tres generaciones de una sola familia. El largometraje ha sido recibido con éxito en los festivales de cine y ha obtenido reconocimientos. En 2021 se llevó el premio en la categoría Mejor Documental” en el New York Latino Film Festival.

Igualmente, el documental ha tenido presencia en el AFI Latin American Film Festival, Tübingen Festival de Cine Español, Portland Latino Film Festival, Minneapolis St. Paul International Film Festival y el Festival Internacional de Cine de Morelia en la sección Documental Mexicano.

LEE MÁS: Bajo la bota | México: la vieja historia de controlar la migración con militares

Finalmente, la directora invita a la audiencia a ser parte de la experiencia de la familia Mejía, a reflexionar un poco sobre los discursos que han aparecido en los últimos años y abrazar esas pequeñas partes que son parte de nosotros.  

Desde el 6 de octubre el filme está disponible en las salas de cine. Para mayor información puedes consultar la página de Artegios.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Zona Docs. Puedes leer el original aquí.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo