Mundo

La Reconfiguración de América Latina de cara a los nuevos gobiernos

Durante la Feria Internacional del Libro se reunieron las especialistas en ciencias sociales Flavia Fleidenberg, Lucio Oliver, Luz Ruffini, María Guadalupe Moreno y Jaime Preciado para discutir el futuro de la región tras su reconfiguración política y su aparente “segunda ola de gobiernos progresistas”

“Por primera vez en mucho tiempo encontramos varios países en condiciones de generar una capacidad para implementar reformas estructurales colectivas progresistas”, esto precisó Lucio Oliver en el foro “La Reconfiguración de América Latina”, realizado este 2 de diciembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El sociólogo, además, agregó:

“Si no se llevan a cabo esas reformas profundas, si no se involucra a las grandes mayorías, tengan ustedes la seguridad de que vamos a encontrarnos de nuevo ante gobiernos que pierden su lugar ante políticas más tradicionales, más conservadoras”.

En cambio, Flavia Freidenberg, doctora en ciencia política disputó un poco la idea de que la región puede simplificarse con giros a la “derecha” y a la “izquierda”; por ello, comentó que los nuevos gobiernos, aunque han adoptado discursos antineoliberales, y se han asumido de izquierda, han tenido problemas distribuyendo bienes públicos y promoviendo agendas de democracia, derechos, ecologismo, protección de poblaciones marginalizadas o igualdad de género.

LEE MÁS: Muere el expresidente chino Jiang Zemin, quien convirtió al país en una potencia

A esta apreciación crítica se sumó Jaime Preciado, jefe del Departamento de Estudios Politicos de la Universidad de Guadalajara, añadiendo que:  “los gobiernos progresivos están muy cuestionados desde la perspectiva de la izquierda social” y desde la perspectiva de los diversos movimientos de base étnica en la región.

Luz Ruffini, doctora en ciencia política argentina, tuvo mucho que aportar en cuanto a ese cuestionamiento, llamando a criticar la noción de que el neoliberalismo está completamente separado de los gobiernos populares. En lugar de ver la denominación de izquierda o derecha en el discurso, invitó a observar las acciones y prácticas de estos gobiernos para comprender si sus formas de actuación tensionan o no tensionan con el neoliberalismo que critican. 

También se discutieron los actores emergentes del momento político: los movimientos sociales, particularmente el movimiento de mujeres y el movimiento antipatriarcal amplio: “los gobiernos progresistas, no actuales sino en general, no perciben adecuadamente la complejidad de los nuevos movimientos sociales.” abrió Lucio Oliver, para poner un ejemplo con el feminismo: 

“El feminismo plantea cuestiones que los gobiernos entienden muy parcialmente (…) planteando cuestionar estructuras de poder que están en las instituciones y que están en la sociedad”.

Flavia Freidenberg también comentó en un sentido similar: “En algunos países los movimientos como el feminista han rebasado a los gobiernos progresistas”. Además, recalcó que en algunos países, poniendo a México como ejemplo, esos gobiernos progresistas son los que han puesto obstáculos y topes a los movimientos.

No solo habló de este rebasamiento por el lado de las exigencias, sino también de los resultados, estableciendo que el movimiento feminista ha transformado a la región de manera profunda con o sin el apoyo de diversas administraciones: “Los datos de CEPAL muestran que la representación política de nosotras se ha incrementado 33% en las últimas 3 décadas”. 

Siguió:

“Hay un movimiento amplio de mujeres donde coincidimos en algunas agendas, otras donde no, pero más allá de eso el movimiento social puso en tela de juicio una idea que era dominante en nuestra región: que los hombres nacieron para mandar y que las mujeres nacieron para obedecer. Eso ya no es cierto en la región.” Finalizó: “hoy ninguno de ustedes ni ninguna de ustedes va a permitir que se conciba una democracia sin mujeres”. 

Sin embargo, el panel también reconoció la existencia de una nueva generación de derechas, que van adoptando los conceptos del “marxismo cultural” y de la “ideología de género” para invalidar la mayoría de las agendas de expansión de derechos en las sociedades latinoamericanas.

Además, las y los panelistas consideraron que las nuevas derechas latinoamericanas tienen la peligrosa característica de llamar a cuestionar las nociones de democracia en sí, aunque aún sin tener realmente un programa o agenda más allá de la reacción o el rechazo de las expresiones políticas que buscan defender los derechos de las poblaciones más marginalizadas en la región. 

LEE MÁS: Y ahora qué: la población mundial después de los ocho mil millones

Como ejemplo de una tal administración y movimiento anti-derechos, con poco contenido propositivo, pero gran dominio discursivo, se planteó específicamente a la administración bolsonarista, que recientemente perdió su campaña de reelección en Brasil.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Zona Docs, miembro de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes consultar el original acá.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo