Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras Sustentables | Buenas nuevas para la capa de Ozono

“A 35 años de la firma del Protocolo de Montreal ya tenemos resultados esperanzadores”

Antes de ponerme a “escribir” la presente, me propuse que fuera alguna buena nueva sobre el tema. Algo que nos indicara que estamos haciendo un bien por este, cada vez, más desvencijado planeta. Algo que, de manera colectiva, se hubiera logrado. Ser agorero de puras malas nuevas como que ya chole. Así que decidí “googlear” y tecleé “environmental good news 2022” (noticias buenas sobre medio ambiente en el 2022), para sorpresa salieron varias. Por ejemplo, la Unión Europea se ahorró €29 billones de euros en importaciones de gas por el uso de energía solar; otra hablaba que científicos estaban entrenando perros para detectar con el olfato especies invasivas peligrosas; otra más fue que Francia es el primer país europeo que prohíbe comerciales sobre combustibles fósiles; llamó mi atención una que podría impactar en México, pues resulta que ya se tiene una alternativa para usar baterías más baratas de aluminio y azufre por las carísimas de litio.

Desde luego que todas son buenas noticias, pero buscaba otra más impactante y con repercusiones a nivel global. Y que me encuentro con excelentes noticias relacionadas con la “Capa de Ozono”.

En 1985 los científicos británicos Joseph Farman, Brian Gardiner y Jonathan Shanklin descubrieron que teníamos problemas con la capa de Ozono, pues notaron que estaba más delgada. Se le atribuyó, y después se corroboró, a los clorofluorocarburos (CFCs) y a otros poco más de 100 químicos emparentados entre ellos que se utilizaban como refrigerantes, sprays fijadores de pelo, productos de limpieza. Los CFCs se originan de hidrocarburos saturados a los que se les sustituyen átomos de hidrógeno por átomos de cloro y flúor, por ello no se generan en la naturaleza, son productos químicos industriales difíciles de descomponer de manera natural y para ello ocupaban Ozono.

LEE MÁS: La OMS estrena aplicación para evadir riesgo de cáncer de piel

El problema fue que estos gases tiraron para el Antártico donde se combinaban con el Ozono atmosférico, casi de manera interminable gracias a una reacción fotocatalítica, esto fue destruyendo la capa de Ozono y eventualmente se comenzó a formar un agujero que, poco a poco, se extendía sobre la faz de la tierra como un manto que no presagiaba nada bueno. Cundió la alarma mundial pues esta capa nos protege de los rayos ultravioleta, sin estos se corría un riesgo en la población humana de contraer cáncer, cataratas, y debilitamiento del sistema inmunológico y a nivel ecosistemas también se tenía riesgo.

Por raro que parezca los líderes mundiales no tardaron mucho en actuar. Se movieron rápido, pues en 1985 firmaron un convenio 28 países, el cual sirvió de base para que en 1987 se firmara el famoso “Protocolo de Montreal”.

En septiembre pasado se cumplieron 35 años de la firma de este convenio. Es considerado como uno de los más importantes y exitosos convenios medioambientales que jamás se hayan firmado, pues logró poner fin a una seria amenaza: la existencia de la vida en el planeta. Su objetivo era el proteger la capa de Ozono controlando la producción y uso de las sustancias que la destruían para eventualmente dejarlas de producir, todo esto apoyado en evidencia científica y tecnológica. La clave del éxito de este convenio fue que las empresas productoras de estos químicos accedieron pero les dieron un tiempo perentorio para desarrollar productos alternos y amigables con el entorno.

Otra clave en el éxito del Protocolo fue el inminente vínculo entre la posibilidad de contraer las antes mencionadas enfermedades y la destrucción de ecosistemas. A diferencia del Covid-19 aquí se sabía lo que se tenía que hacer: detener la producción y más importante el uso de estos químicos.

Fueron golpes de precisión. Lo mejor fue que todos jalaron parejo y por increíble que esto parezca hasta los políticos se alinearon, nadie sacó afiches para proteger al planeta. Un trabajo colectivo y propositivo. Todos contra la destrucción de la capa de Ozono. La comunidad mundial trabajando en pro del planeta.

Hoy a 35 años de la firma de este Protocolo ya tenemos resultados esperanzadores. Es más la comunidad científica habla de que las concentraciones de estos químicos en la atmosfera se han reducido en más del 50% en la estratosfera comparado a lo que existía en los 80s. Se espera la total recuperación de la capa de Ozono para el 2050.

LEE MÁS: Una respuesta favorable de la capa de ozono

Esto es un avance significativo que nos llama a la reflexión sobre el problema del cambio climático que nos trae de cabeza a todos, que afecta ya a millones de personas, a la flora y fauna en todos los ecosistemas, que se erige ya como la amenaza más grave en tiempos modernos y no se ven visos de que nos pongamos de acuerdo, como un primer paso para solucionarles a los que vienen el problema que les dejamos. Creo que vale la pena.

[email protected]
https://aaves.com.mx/

Referencias

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo