Reflexiones

Leónidas Alfaro Bedolla

Ley de revocación de mandato: el pueblo pone y el pueblo quita

A quienes también se les debe hacer una importante reducción en sus presupuestos, es a los partidos políticos, de sobra es sabido que la conformación de estas agrupaciones, lo más de las veces, obedecen principalmente, a la ambición por los dineros que al sentido de practicar la democracia.

¡No! Fue la respuesta de Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral –INE-, al proyecto de revisión del presupuesto que le envió el gobierno Federal y Hacienda, con el fin de que estimaran reducir, sus desorbitantes salarios, insultantes prebendas y gastos superfluos para lograr cerca de tres mil millones de pesos para financiar la consulta sobre la revocación de mandato. Pero el funcionario mejor pagado del INE, que cobra un salario que rebasa tres veces lo que gana el Presidente de la República, se niega rotundamente acatar lo dictado por la Suprema corte de Justicia. El prepotente lacayo de los poderosos, se niega y remata declarando que la consulta no podrá hacerse, así defiende a su único dios: don dinero. Le importa un rábano la moral, y se siente orgulloso de ello.

¿De dónde vienen este tipo de funcionarios¿ ¿Quién los respalda¿ Los oligarcas, esos que están rabiosos ante el avance de la Cuarta Transformación; quienes lejos de aceptar el cambio de régimen, quieren seguir teniendo el privilegio de no pagar impuestos, seguir robando y presumir de prepotentes; por eso han contratado al Teacher de los Chayoteros, que al frente de cientos más, utilizando todos los medios de difusión, a diario difunden con aviesa y descarada distorsión los avances de la 4T.

Les asusta reconocer, que la revocación de mandato, no es únicamente para decidir si AMLO se va o se queda, según el resultado de la consulta del próximo 10 abril, sino que van mucho más allá, porque se trata de una ley plasmada en la Constitución para que tal consulta se realice para quitar del poder a posibles presidentes, gobernantes corruptos y asesinos que en el futuro intenten volver al pasado que generó la peor de las debacles político, financieras y sociales del país. Por eso debe ser una realidad el precepto fundamental de la democracia: –demos pueblo, cracia poder-El pueblo pone, y el pueblo quita.

Así se respalda la votación popular, en la que hemos de participar todos: los corruptos, chayoteros, ladrones, asesinos, rapiñeros, traidores de la patria, por un lado, y por el otro: el pueblo honrado, trabajador, responsable y patriota; filas en las que nos encontramos la mayoría de los mexicanos. 

Los neoliberales, representados por Lorenzo Córdova, Ciro Murayama y sus  262 asesores, que gozan de salarios de más de cien mil pesos, gastos médicos mayores, viáticos para darse la gran vida en sus viajes y convenciones; que además, cuentan con un remanente mediante un fideicomiso de más de 800 millones de pesos, no tienen la intención de renunciar a esa vida de oropel e ignoran a la gran mayoría de trabajadores de ese otro INE, conformado por un ejército de trabajadores a los que les pagan un mísero salario de $7,500.00 mensuales. Estos deberían alzar la voz, para que les reduzcan las prebendas a Córdova, Murayama y su pandilla de insensatos, y con ello les nivelen la balanza y puedan tener un respaldo más decoroso.

Ya lo han expresado algunos en varios foros, y no está demás volverlo a recordar. A quienes también se les debe hacer una importante reducción en sus presupuestos, es a los partidos políticos, de sobra es sabido que la conformación de estas agrupaciones, lo más de las veces, obedecen principalmente, a la ambición por los dineros que al sentido de practicar la democracia. Se menciona que la derrama de dinero que se realizan en las campañas de México, son las más costosas del mundo. Y eso, nos consta, cada que hay campañas políticas, vemos el descarado e insultante despilfarro que realizan los partidos, muchas de las veces para mostrar candidatos que no saben cómo exponer sus ideas, y recurren al circo, presentando artistas de arrabal para atraer a los incautos que terminan cada vez más desorientados.

Algunos opinan que lo ideal sería, que los mismos militantes de los partidos se organizaran para financiar las campañas de sus elegidos. Dizque eso sería una demostración auténtica de democracia. Pero eso también tiene sus bemoles.

Y ya que estoy en eso de citar ideas, se me ocurre, basado en una declaración de AMLO, no hace mucho en una mañanera, dijo más o menos así: Si el INE no realiza la consulta, el pueblo mismo la puede organizar. Y tiene razón, con un poco de voluntad, los presidentes municipales, con el apoyo de los síndicos y líderes de colonias; yo me apunto, se podría lograr la instalación de casillas para desarrollar la consulta. Con el fin de que esto fuese respaldado de manera oficial, se solicitaría al INE la aportación de las boletas, y la presencia de algún funcionario en las casillas para que de fe del evento.

Va de cuento. En la plazuela de Badiraguato, hay dos bustos de bronce que llaman la atención, uno de Melesio y el otro de Rubén. Están juntos, como si fuesen competidores que han llegado a una meta; dan la impresión de que platican: Ruben.- Compa Mele, le parece que ahora en el 2018, le seguimos  con otra carrera, usted en su caballo negro azabache y yo en mi alazán lucero. Qué dice¿ –Ya está. ¡Y se arrancan! El alazán, como un bólido deja atrás al azabache. Pero luego su jinete reacciona: –le voy a dar chancita a mi compa Mele; dejaré que siga cerca de mí, he de escuchar los cascos de su cuaco, no vaya ser que se me desperdigue y… vaya a caer a un barranco…

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo