Reflexiones

Dr. Jorge Rafael Figueroa Elenes

Progreso social en Sinaloa. En Bienestar y Oportunidades bien, en atención a Necesidades Humanas Básicas no tanto

Sinaloa entonces tiene una buena posición en los indicadores de bienestar, una muy buena en los temas de oportunidades y una no tan buena en los aspectos de necesidades humanas

Hace unos días se dieron a conocer los resultados 2021 del llamado Índice de Progreso Social (IPS) que incluye información del periodo 2015-2021. Se trata de un indicador que se elabora desde hace más de 11 años y que nace como una forma de medir el bienestar dentro de una región, un país o una comunidad. Para México, el IPS a nivel estatal presentado, constituye la cuarta edición, habiendo surgido en 2019 a partir de la alianza de México, ¿cómo vamos? (MCV), la iniciativa Social Progress Imperative y la Escuela de Negocios INCAE. El propósito de MCV es que además de indicadores económicos accesibles sobre el crecimiento de nuestro país, pueda contarse con una medición del progreso social en cada entidad federativa.

El IPS es un índice independiente de los indicadores económicos como el PIB, pero no busca reemplazarlos sino complementarlos y su propósito principal es evaluar aquello que realmente importa en la vida de las personas: ¿Tengo un hogar que me brinde protección? ¿Tengo suficiente para comer? ¿Tengo acceso a educación? En todo caso, el IPS permite evaluar la eficacia con la que el éxito económico se traduce en progreso social.

Después de cuatro años de elaborar y presentar el IPS para las regiones de México, se reconoce que se han aprendido cuatro lecciones sobre el bienestar: I. El crecimiento económico y la producción sostenida son condiciones necesarias para financiar el desarrollo. II.  El crecimiento económico, por sí mismo, no es garantía de mayor desarrollo. III. Sin mejores servicios de salud y educación, así como un mercado laboral más incluyente, el progreso social será insuficiente. IV. En México las cosas mejoran muy lentamente, y se pueden deteriorar rápidamente.

LEE MÁS: Economía circular en las ciudades

Para su construcción se consideran tres dimensiones, NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS, FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR y OPORTUNIDADES, cada una dividida en cuatro componentes. Nutrición y cuidados médicos, agua y saneamiento, vivienda y, seguridad personal, en el caso de NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS; acceso a conocimientos básicos, acceso a información y comunicaciones, salud y bienestar y, calidad medioambiental son los componentes de los FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR y; derechos personales, libertad personal y de elección, inclusión y acceso a educación superior, conforman la dimensión OPORTUNIDADES.

El análisis de los resultados del IPS 2015-2021 se vuelve relevante también porque establece el vínculo con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) contemplados en la llamada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y a cuya atención le dediqué una colaboración a mediados del año pasado, en donde hice un repaso de la situación que guarda el país y particularmente Sinaloa en los indicadores que corresponden a los distintos ODS.

En el documento que reporta los resultados del IPS 2015-2021 se señala que, a nivel general, los principales hallazgos en el ámbito nacional son que este es el segundo peor año desde que se tiene registro, ya que únicamente en 2015 se observó un peor puntaje. También, que entre 2020 y 2021, en el país, 24 entidades sufrieron disminuciones en su IPSsiete presentaron incrementos en su puntaje y el estado de Coahuila no presentó cambios. Dado que el IPS se puede analizar considerando su comportamiento de acuerdo con el nivel del PIB per cápita en las entidades federativas, se encontró que, en promedio, las entidades con PIB per cápita más bajo, entre 2018 y 2021, perdieron -3.1 puntos, mientras que las entidades con PIB per cápita alto disminuyeron solo -1.4 puntos. Es decir, las entidades con menos ingresos perdieron más del doble en progreso social.

Sobre las entidades que sufrieron disminuciones entre 2020 y 2021, las cinco con mayores caídas fueron Veracruz, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y Campeche, con pérdidas superiores a 2.5 puntos. Destaca la pérdida de 4.2 puntos de Veracruz. Sinaloa forma parte del grupo de entidades que presentaron caídas y se ubica en la posición 12 del ranking nacional. Al tomar como referencia el año 2018, cuando se observó el máximo puntaje del IPS nacional, la magnitud en las caídas en el progreso social es de mayor consideración. Entre 2018 y 2021, 30 entidades sufrieron disminuciones en su IPS, y solo en Aguascalientes y Tabasco se observan incrementos de 0.2 y 1.4 puntos, respectivamente. Las cinco entidades con mayores caídas en dicho periodo fueron Oaxaca, Puebla, Veracruz, Sonora y el Estado de México, con pérdidas superiores a 4.5 puntos. Destaca la pérdida de 5.7 puntos de Oaxaca.

Considerando solo el 2021, las cinco entidades con mejor desempeño son la CDMX, Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro y Jalisco. Por otra parte, las cinco entidades con peor desempeño son Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz y Puebla. Las primeras tres mencionadas han sido las de más bajo desempeño desde que se tiene registro. Sinaloa, considerando el IPS 2021 general, se ubica en la posición 9 en el plano nacional.

En la dimensión Necesidades Humanas Básicas, también en el IPS 2021, las entidades mejor posicionadas son Aguascalientes, Coahuila, Tlaxcala, Querétaro y Jalisco. Las peores posiciones son para Oaxaca, Guerrero y Chiapas. En este caso Sinaloa ocupa el puesto 17. En Fundamentos del Bienestar encabezan la lista la CDMX, Quintana Roo, Nuevo León, Baja California y Querétaro y, hasta abajo, están Veracruz, Oaxaca y Chiapas. Aquí Sinaloa se ubica en la posición 9. Por último, en la dimensión Oportunidades, las primeras posiciones son para la CDMX, Nuevo León, Tamaulipas y Sinaloa (lugar 4). En el fondo, otra vez, Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

LEE MÁS: Sinaloa sigue esperando por un nuevo modelo de desarrollo económico regional

Sinaloa entonces tiene una buena posición en los indicadores de bienestar, una muy buena en los temas de oportunidades y una no tan buena en los aspectos de necesidades humanas. En el caso de Fundamentos de Bienestar la buena posición se debe, principalmente, a un buen posicionamiento en los indicadores de Acceso a la información y comunicación (especialmente en usuarios con acceso a telefonía móvil y hogares con conexión a Internet) y de Salud y Bienestar (especialmente en baja mortalidad por diabetes y baja tasa de suicidios). En Oportunidades el mayor aporte a la muy buena posición lo hacen los indicadores de Libertad personal y de elección (especialmente un reducido porcentaje de jóvenes de 15 y 24 años que no estudian ni trabajan), de Inclusión (especialmente en confianza en los vecinos, e inclusión de personas LGBT) y de Acceso a educación superior (especialmente en la tasa de absorción en educación superior, cobertura en educación superior, grado de escolaridad promedio de las mujeres y paridad de género en estudios de licenciatura).

La no buena posición en la dimensión Necesidades Humanas Básicas obedece, principalmente, a una mala calificación en los indicadores de Nutrición y cuidados médicos básicos (especialmente en tasa de defunciones maternas y mortalidad por enfermedades infecciosas), Vivienda (especialmente en hogares con paredes de material frágil y hogares con piso de tierra) y Seguridad personal (especialmente en tasa de homicidios, accidentes de tránsito e índice de crimen organizado). Es aquí donde Sinaloa tiene, en los temas sociales, sus mayores debilidades y son estos aspectos sobre los que se tendría que trabajar para mejorar posiciones en el IPS. Incluso, habría que decir que esta es la única dimensión que perdió puntos al comparar las cifras del 2020 y 2021 (-6.0 puntos), lo cual denota una desatención a las llamadas necesidades básicas.

Considerando el periodo completo (2015-2021) contemplado en el estudio del IPS, para Sinaloa, se destaca que 2021 es el tercer peor año desde que se tiene registro, que el puntaje más alto se observó en el año 2019 y el más bajo en 2015. Por dimensiones, en Necesidades Humanas Básicas se observa una caída de 6 puntos respecto a 2020 y de 10.7 puntos respecto a 2019. Fundamentos del Bienestar es la dimensión con mejor puntaje y, además, se observa un incremento de 2.4 puntos entre 2020 y 2021. En Oportunidades se puede observar una tendencia al alza desde 2015 y se presentó un incremento en el puntaje de 1.1 puntos entre 2020 y 2021. Se destaca que ha mejorado su puntaje en 11.2 puntos en comparación con el inicio de la serie.

El desempeño del IPS 2021 también se analiza por regiones y a Sinaloa se le incluye en la región Mar de Cortés, junto a Baja California, Baja California Sur y Sonora. En este grupo, Baja California Sur es la entidad de la región con mejor puntaje en el IPS 2021 y en la dimensión Necesidades Humanas Básicas. Baja California es la mejor dela región en la dimensión Fundamentos del Bienestar y,en la dimensión Oportunidades, Sinaloa es la que tiene mejor puntaje.

Otra forma de analizar el comportamiento del IPS 2021 es a través de agrupar las entidades de acuerdo con el nivel de PIB per cápita. Sinaloa forma parte del grupo de entidades con PIB per cápita medio, que corresponde a entidades con ingresos menores a $132,000 y, mayor o igual a $88,000. En este grupo también están Campeche, Colima, Durango, Guanajuato, Morelos, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán. Para destacar que, en el grupo, Sinaloa con su novena posición en el ranking nacional del IPS 2021, es la que tiene el mayor puntaje.

Para terminar, preciso que aunque una buena dinámica económica no asegura mejores escenarios en los indicadores del ámbito social en las regiones, sin duda constituye una condición muy importante. El estudio del IPS 2015-2021 revela que se ha encontrado que un mejor desempeño del IPS en las entidades federativas está significativamente explicado por mejores niveles del PIB per cápita, por mayores ingresos laborales, por una mayor dotación de infraestructuras y por una mayor participación de los flujos comerciales en los PIB estatales. Una mejoría en los indicadores de salud y de educación también explican mayores niveles del IPS.

LEE MÁS: Visibilizando la violencia y la discriminación laboral contra las mujeres en México

Sinaloa tiene en consecuencia el reto de superar el rezago que presenta en los indicadores de la dimensión Necesidades Humanas Básicas, de mantener y mejorar los que corresponden a las dimensiones de Oportunidades y de Fundamentos del Bienestar y, mejorar en los indicadores económicos relacionados con el nivel de PIB per cápita, dotación de infraestructuras, exportaciones e Inversión Extranjera Directa, para potenciar el impulso de los indicadores sociales.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo