Reflexiones

María Julia Hidalgo

Un punto de nostalgia… Un libro para celebrar los 490 años de Culiacán

Se ama lo que se conoce. Gracias Leónidas por esta memoria, por tu Punto de Nostalgia en este 490 aniversario de Culiacán. ¡Enhorabuena!

Hablar de Nostalgia es hablar de esos tiempos en que se vendía más la Pepsi que la Coca. Saberse del otro lado del Puente negro, sentarse a ver la ciudad en la cima de La Lomita, ver pasar tumultos en el cruce de la Obregón y Ángel Flores, comprar mandado en el Garmendia, menudo en el mercadito, tomarse un raspado en La mona vichi, escuchar historias del Tacuarinero, fantasear la vida de Lupita, la novia… temerle al Chacal de La Lomita, admirar a la dama del teatro, escuchar al poeta romántico… Sentir la Nostalgia es revivir los momentos olvidados, añorar personas y espacios que nos han transitado, detenernos en la melancolía, regresar al tiempo vivido, a todo aquello que hemos olvidado o que nunca conocimos, pero que ocurrió en los obscuros o luminosos tiempos de los antepasados… Escribir en Nostalgia es dibujar cada uno de los personajes, de los eventos y rincones que han coloreado la vida culichi; leer Punto de Nostalgia es descubrir la mirada del cronista sinaloense —del escritor que nos contó la primera historia de Tierra Blanca— del amigo Leónidas Alfaro Bedolla.

No sé ustedes, pero para mí la Caseta cuatro era sólo el cruce convergente que marcaba los destinos de la ciudad, el lugar de las vidrieras, el sitio de los músicos… ahora sé que la Caseta cuatro era ese cuarto de tres por cinco donde iban a dar los parroquianos que alteraban el orden. Era el cuartito donde paraban los alborotadores del orden público que embriagados salían de los prostíbulos que se albergaban a lo largo y ancho de la calle; sí, justo en la Caseta cuatro estaba la zona de tolerancia.

Con motivo del 490 aniversario de la ciudad de Culiacán, el escritor celebra a su ciudad con 90 relatos sobre los lugares más emblemáticos como el bar Don Quijote del asturiano donde su propietario, José Margolles, (padre de la artista conceptual, Teresa Margolles) murió por los ataques de un demente alcoholizado; el Centro nocturno La fuente, donde Julio Iglesias recibió como llaves de la ciudad el cargador de una pistola escuadra calibre 45, de manos de un espectador; el Pitón de la Aurora, donde el poderío de los Redo era evidente con sus enormes extensiones de terrenos y huertos frutales en los que cualquiera, pagando la cuota de dos pesos, podía comer y llevar la fruta que quisiera; el Estadio General Ángel Flores ese que empezó siendo un baldío donde los jóvenes jugaban careadas, donde empezó la historia de la Liga de la Costa del Pacífico, donde nació la rivalidad entre Venados y Tomateros, donde un 22 de enero celebró las exequias de el Chino Ley; la Catedral, donde se narra la fundación de La Villa de San Miguel de Colhuacan, el 29 de septiembre de 1531, y donde Ayapín se niega a que le corten la nariz y las orejas…

Esa misma Catedral es el templo donde nace la leyenda de Lupita, la novia impoluta y legendaria. Allí, incursionó para hacerle la reclama al cura ante la mirada de todos los presentes. La novia eterna que perdió el alma una noche, recorrió al filo del sol las calles de su ciudad. Un día, sin empacho, se detuvo frente al Palacio Municipal e igual le exigió audiencia al señor gobernador; ante su sordera lo insultó desconsolada. 

No sé ustedes, pero caminar Culiacán con tales Punto de Nostalgia es revivirla y conocer un poco más de su entraña. Saber anécdotas de personajes como Inga Pawels, Rina Cuellar, Eulogio Guerra, Carlos Murillo, Juan Manuel Ley, Agustín de Valdez… conocer sobre sus recintos insignes como el Panteón Civil, el Hospital del Carmen, la Escuela Tipo, del mercadito Buelna… escuchar de la colonia Las Cucas, del cerro de La Chiva, de la presa Sanalona… y por qué no también adentrarnos en sus historias de tragedias, de narcotráfico… Se ama lo que se conoce. Gracias Leónidas por esta memoria, por tu Punto de Nostalgia en este 490 aniversario de Culiacán. ¡Enhorabuena!

PD, el libro pueden adquirirlo en Librerías México

Comentarios: [email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo